mayo 2022 - VI Año

ENSAYO

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

ESPECIAL UCRANIA / MARZO 2022

Con garganta que nos arde
y los costados resecos
Gabriela Mistral

Me parece una excelente idea que Entreletras dedique una serie de artículos y ensayos a hablar de la invasión de Ucrania. Es un gesto solidario y destinado a rendir un pequeño homenaje a este Pueblo. El pasado 24 de febrero Rusia desencadeno, unilateralmente, las hostilidades. Hoy, 19 de marzo, esta nación de Europa Oriental, se encuentra ocupada de nuevo por una potencia extranjera.

Contra lo previsto, no ha sido una guerra relámpago. Este error de cálculo significa ciudades destruidas, centenares de miles de muertos y heridos y más de tres millones de refugiados que huyen del horror en que se ha convertido su país. En toda guerra la primera víctima es la verdad pero, también, causa dolor y rabia los niños, mujeres y ancianos que emprenden el camino del exilio.

No es la primera vez que este país soberano ve ocupado su territorio por diversas potencias. Es lo que tiene vivir en una zona conflictiva. Su historia está llena de ocupaciones, sangre, hambre y muerte. Sus habitantes están acostumbrados a luchar por su integridad y por sus derechos. La Comunidad Internacional se ha apresurado a condenar la invasión, y ha puesto una serie de sanciones y restricciones económicas a Rusia… lo que no evita que continúe la masacre y que las escenas de barrios destruidos, escuelas y hospitales bombardeados, miedo y desolación traigan de nuevo a colación los horrores de la guerra.

El pueblo ucranio es bravo y su resistencia está siendo heroica. En España y en la mayoría de los países occidentales –quizás con la excepción de los geográficamente más próximos- se desconoce la historia de este país, su sufrimiento secular, las censuras y atropellos que ha padecido bajo el yugo de diversas potencias… en definitiva, su trágica historia.

Me sumo a este homenaje para, al menos, expresar mi ira y mi impotencia ante lo que está sucediendo. Ignoro si las medidas económicas tendrán algún efecto inmediato. Hasta el momento no han logrado cortar la retahíla de represión, sangre, muerte y dolor… cuyos efectos tardarán mucho tiempo en paliarse.

Como el resto de los países de la zona, Ucrania a lo largo de la historia, ha sido la patria de literatos, intelectuales, pensadores, artistas, políticos y activistas que han dado lo mejor de sí mismos en diferentes momentos, para que no se perdieran ni olvidaran las señas de identidad ucranias.

Hoy voy a dedicar mi colaboración en Entreletras a hablar de una mujer valiente, políticamente desconocida mas, que reúne una serie de méritos incuestionables y una combatividad y coraje cívico admirable.  Milena Rudnitska (1892-1976) estuvo siempre en primera línea.  Fue una destacada periodista política, feminista convencida y cabal en las primeras décadas del siglo XX y una activista social incansable a la hora de defender los derechos del pueblo ucranio y las injusticias, humillaciones, represión y censura de que estaba siendo objeto.

Durante muchos años vivió la dura condición de exiliada, tanto en Nueva York como en distintas ciudades europeas. Continuó con una firmeza encomiable defendiendo las mismas ideas y principios, publicando libros y artículos en diversos periódicos y revistas… y luchando, hasta la extenuación en pro de la memoria de Ucrania para que no se olvidara el sufrimiento de su pueblo.

Durante su larga existencia –ochenta y cuatro años- mantuvo intacta su rebeldía, su activismo y su entrega a los ideales que había defendido desde muy joven. Tenía un acusado sentido de la justicia, de lo que se esperaba de ella y el compromiso de no bajar la guardia y no defraudar a quienes la habían apoyado.

Obvio es señalar que las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del XX fueron en Europa un periodo convulso, repleto de conflictos, de persecuciones, de disputas y de múltiples represiones.

Poca suerte ha tenido el pueblo ucranio. Ha pertenecido al Imperio Astro-húngaro, a Polonia, ha sufrido la represión brutal del Nacional Socialismo y ha vivido sometida a la bota dictatorial de Moscú. Iremos desgranando algunos de estos hechos significativos.

Diversas naciones y regiones de Centro Europa se convertían en ‘moneda de cambio’ en los centenares de guerras y conflictos regionales, localizados en esa zona geográfica, generando cientos de miles de fugitivos condenados a desplazarse de unos lugares a otros, huyendo del hambre y la miseria o por caprichos dictatoriales en defensa de obscuros intereses.

Hubo lustros en que parecía que el mundo se apagaba. Lo único perdurable era el dolor y se cometieron innumerables atrocidades contra la condición humana. Se cubrieron de sangre las garras del águila imperial, en tanto que quienes hubieran podido evitar lo que se avecinaba miraban, cobardemente, para otro lado incapaces de advertir que ellos mismos se verían afectados por esta siniestra espiral.  Las heridas son perdurables… y muchos conflictos étnicos continúan sin resolverse.

Regresemos a Milena Rudnitska. Es el momento de exponer que era judía, ya que el pueblo hebreo basa su pertenencia en la línea de ascendencia materna. Su madre, era hija de mercaderes judíos de Galitzia, que hoy se encuentra dividida entre Polonia y Ucrania.

Cuando Milena nació pertenecía al Imperio Astro-húngaro. Su infancia fue relativamente plácida y feliz. La familia vivía con ciertas comodidades, en su hogar se respiraba un ambiente intelectual. Asistió a la universidad –lo que no era muy frecuente en aquellos años- se graduó en Filosofía y más tarde, estudió Pedagogía en Viena.

Allí comenzó sus colaboraciones periodísticas. Más temprano que tarde, su casa se convirtió en un lugar habitual de reunión de los ucranios que vivían en Viena. Por aquellos años la guerra polaco-ucraniana se saldó, incorporando a Ucrania al Estado Polaco que llevó a cabo numerosos actos coercitivos que impedían la manifestación del sentir de las minorías. Esto como era de esperar, trajo como consecuencia la aparición de núcleos dispersos primero y, más tarde, de un movimiento nacionalista ucraniano más estructurado.

Tuvo que soportar numerosos prejuicios y rechazos, fueron muchos los que tenían miedo a comprometerse y como luego ocurriría tantas veces, dejaban hacer. Siguen siendo muchos –tal vez demasiados- los que tendían a juzgar a los demás con criterios inflexibles y autoritarios. El zorro pierde el pelo pero no las mañas.

Sociológicamente podríamos afirmar que resistir es un acto de rebeldía social  y de eso los ucranios tenían una larga experiencia. Milena Rudnitska participó activamente en el Movimiento Nacionalista Ucraniano, mas pronto advirtió que, también, en ese ámbito las mujeres eran relegadas a tareas subalternas. Comenzó entonces una lucha que duraría toda su vida en defensa de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Por eso, precisamente por eso, a partir de entonces sus esfuerzos iban destinados a defender Ucrania y sus señas de identidad y a organizar a las mujeres mediante una conciencia cívica que las sacara de su pasividad y dependencia.

No tardó en convertirse en una de las principales activistas, quizás la más destacada de la Unión de Mujeres Ucranianas. ¿Qué tarea realizaba? Entre otras, fundar y difundir periódicos y revistas, organizar conferencias de carácter formativo y reivindicativo, así como dar vida a diversas cooperativas. Estas tareas fueron absorbentes. Dedicaba la mayor parte de su tiempo a los asuntos políticos y sociales continuando con su labor concienciadora y agitadora.

Cuesta trabajo creer que apenas esté incluida en alguna agenda feminista. Es esta una consecuencia más de la invisibilidad de las mujeres y de los techos de cristal. Su activismo la llevó a intervenir, en más de una ocasión, ante la Sociedad de Naciones, organismo antecesor de la  actual ONU, que pretendía ser un foro de entendimiento entre las naciones para prevenir los conflictos. La historia se encargó de constatar su fracaso y es que las tentaciones nacionalistas y expansionistas son enormemente difíciles de contener. No se aplacan con concesiones, por el contrario, crecen más cuando encuentran más debilidad.

Llevó a cabo numerosos actos heroicos de resistencia. Se tropezó entonces con la cobardía y el conformismo de muchos políticos e intelectuales ‘asimilados al sistema’ que escuchaban sus discursos, leían sus artículos… mas su respuesta se reducía a meras palabras de apoyo, sin mover un dedo en la práctica. Negarse a comprender la realidad en términos analíticos tendría consecuencias políticas pero, sobre todo, sociales devastadoras.

Durante el bienio 1932/1933, tuvo lugar una hambruna en Ucrania, sumamente dura, que causó ciento de miles de víctimas. En su calidad de vicepresidenta del Comité Ucraniano de Rescate, llevó a cabo una tarea informativa de los aspectos más lacerantes económicos y sociales –sobre todo alimentarios- procurando llevar a círculos políticos y científicos la situación desesperada y solicitar una inminente intervención que ‘salvara cientos de miles de vidas’.

Milena Rudnitska en 1933 intervino en Ginebra ante la Sociedad de Naciones. Expuso durante horas, pormenorizada y detalladamente, las cifras de la tragedia. Finalizado su alegato, la Sociedad de Naciones, decidió que era un problema interno de la Unión Soviética, lo que era tanto como desentenderse ante el número creciente de víctimas. Escribió un libro, sobre este caso, lleno de espíritu militante, dolor y frustración, La lucha por la verdad sobre la Gran Hambruna, que resulta muy ilustrativo y que merece la pena consultar cuando se avecinan momentos difíciles y escabrosos.

Puede considerarse un crimen stalinista más. Como escribió más tarde, Stalin pisoteó no sólo los derechos políticos, sociales y humanos sino el derecho a la vida, utilizando políticas de colectivización para reprimirlos.

Otro dato que me parece ineludible y que debe ser puesto de manifiesto –y más ahora con el auge de los partidos de ultraderecha- son las medidas que adoptó Adolf Hitler durante el III Reich, para restringir y limitar los ya de por sí escasos derechos de las mujeres, como establecer cuotas humillantes para el acceso a niveles superiores del sistema educativo o hacer en la práctica enormemente difícil su acceso y promoción en el sistema judicial.

Los atropellos no quedaron ahí. Su activismo resultaba molesto. Siendo presidenta de la Unión Mundial de Mujeres Ucranianas, el Gobierno polaco primero las vigiló, luego arrestó a varias dirigentes y finalmente, la ilegalizó.

Esta información sobre Ucrania que está llevando a cabo Entreletras, dando la voz y la palabra a ucranias y ucranios de diversos momentos de la historia reciente es, sin duda, encomiable.

Vivimos años en que hasta las tragedias más duras y sangrientas se retransmiten en directo, hasta llegar a convertirlos en repugnantes espectáculos mediáticos. Dentro de unas semanas tal vez la guerra haya finalizado, más en modo alguno sus consecuencias.

Esta es una llamada para seguir acogiendo refugiados, no mirar para otro lado, valorar la resistencia y el heroísmo de un pueblo y negarse a ser cómplices –activos o pasivos- de tanta ignominia y de tanta publicidad engañosa. Ninguna persona de buena voluntad puede ni debe negarse a combatir ‘a los bárbaros’ con todos los medios a su alcance.

Es preciso ensayar y promover nuevas actitudes, nuevas formas de estar en el mundo. Rechazar enérgicamente, lo que de opaco y mendaz tienen algunos relatos de los hechos que pretenden imponernos, donde los sacrificios económicos que a causa  de las sanciones que padecemos nosotros,  se exageran, y se ignoran intencionadamente los enormes sacrificios que la invasión va a acarrear al pueblo ucranio.

Es este el momento de estar en el lado correcto de la historia. Hace ya tiempo que, desgraciadamente, ha dejado de definirse la filosofía como el anhelo de saber, el deseo de buscar y encontrar la verdad.

Hemos de rechazar, asimismo, la conspiración del silencio que nos invita, mediante subterfugios, a que callemos lo que les resulta incomodo de escuchar. Creo que ha llegado el momento de que comente algunas obras de Milena Rudnitska que siguen teniendo actualidad y que, precisamente, ahora es más urgente que nunca leer. Junto a la ya reseñada voy a citar dos. La primera, La realidad ucraniana y las tareas del Movimiento de las Mujeres. Llama poderosamente la atención que apareciera en 1934. Se adelanta con sus análisis y propuestas a otros textos que se consideran pioneros en la lucha feminista. Sugiero su lectura que resulta de lo más interesante, incluso desde una perspectiva diacrónica.

En segundo lugar, quiero referirme a Los estigmas invisibles. Este, más próximo en el tiempo, pues data de 1971. De la misma forma que el anterior, merece ser leído y repensado. Tiene valor y rebeldía diagnosticar esos estigmas invisibles y plantear estrategias para combatirlos. El Movimiento Feminista no estaba aún suficientemente organizado, acababan de tener lugar las revueltas de Mayo del 68. La lectura atenta de este libro coloca a Milena Rudnitska entre las mujeres que con más penetración han estructurado unas acertadas respuestas para combatir los prejuicios del patriarcalismo.

Mucho después en 1994, Irene Martiniuk publicó su tesis doctoral con el título Milena Rudnytska and Ukrainian Feminism: The Art of the Possible, realizada en el Departamento de Historia de la Universidad de Albany, Nueva York.

Es un texto que aporta una información tanto más valiosa, cuando no abundan los análisis sobre esta periodista y activista ucraniana. Pone de relieve, con claridad meridiana, el papel crucial que Milena desarrolló en el Movimiento Feminista Ucranio, así como las ideas innovadoras que introdujo. Asimismo, se ha publicado al final de siglo XX, un libro que reúne cartas, artículos y documentos, unos recogidos de diversas fuentes y otros que permanecían inéditos.

Estamos próximos a finalizar esta semblanza de Milena Rudnitska, que es un puente imprescindible y una introducción propedéutica para conocer un poco mejor la historia, la cultura y la tragedia de esta nación que, en los últimos siglos ha sufrido persecuciones, invasiones y represiones inimaginables.

No queremos más tragedias. Precisamente por eso, es bueno que conozcamos de primera mano, la lengua y la pluma afilada de esta periodista y activista tan combativa que puede aportarnos ideas y hacer que lleguen hasta nosotros vivencias que teníamos olvidadas.

Bienvenidos sean los actos de protesta y las palabras de aliento. No debe olvidársenos, sin embargo, que hemos de hacer más, mucho más. El hambre, la miseria, la exclusión y el miedo que padece el pueblo ucranio hemos de hacerlas nuestras y ponerle remedio llegando hasta el límite de nuestras fuerzas.

El pasado y sus fantasmas vuelven a aparecer en el horizonte con ligeras variantes. Aún estamos a tiempo de detener estos efectos perniciosos para la Unión Europea, aunque algunos cegados por el ‘cortoplacismo’, crean que no va a afectarnos demasiado.

Rompo una lanza contra el dogal de hierro que ha ahogado y sigue ahogando al admirable pueblo ucranio.

¿Qué es y qué simboliza para nosotros la invasión de Ucrania? Si sabemos mirar con penetración y angustia la realidad, un espejo que refleja las humillaciones, el dolor y la sangre derramada de los excluidos y desterrados.

Tengámoslo muy presente. En alguna medida, con la invasión de Ucrania y nuestra respuesta ante ella, se está jugando el futuro de la Unión Europea. Nada más y nada menos. No estoy exagerando.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”