mayo 2022 - VI Año

ENSAYO

Señuelos, o personas

Gaspar Melchor de Jovellanos

En cualquier barrio, solos o acompañados, podemos encontrar matasietes, bravíos, dispuestos a sacar la navaja, si alguien no secunda sus órdenes. En el Estado, ocurre igual: hay sastrecillos valientes, que matan siete de un golpe, mientras escasean y menguan las grandes personas, individuales y colectivas. Sin embargo, la esperanza está en estas últimas.

Al hablar del Contrato social, Rousseau se lamentaba de que “el hombre, que ha nacido libre, por todas partes aparece encadenado”. Esto ya era verdad en el siglo XVIII; y no sabía el moralista ginebrino la que nos vendría encima a los humanos, dos siglos y cuarto más tarde, cuando proliferan y crecen los sastrecillos gigantes.

Hoy, sobre el ciudadano español, llueven, al año, 960.000 páginas de regulación, según un estudio longitudinal hecho entre 2009 y 2019. De ellas, 203.000 corresponden al Estado, y 757.000 a las comunidades autónomas, a las que hay que añadir 3.000 normas de la Unión Europea, que tiene Parlamento que no legisla, todavía. Luego, están los reglamentos, las alcaldías con sus decretos, laudos de obligado cumplimiento, sentencias firmes que sientan Jurisprudencia y otras que son recurribles, si la bolsa del abrumado ciudadano puede permitírselo. A fin de cuentas, esto del Estado de Derecho es una cuestión de dinero que exige el pago de impuestos, algunos por duplicado y confiscatorios, tasas, provisión de fondos, cargo de costas si se tercia y la satisfacción de minutas con IVA. ¡Un lujo asiático! Es el armamento del matonismo estatal.

Toda esta martingala sólo sirve para entretener a incautos que aún crean en el Estado de Derecho que, en realidad, es un oxímoron que sólo garantiza los derechos omnímodos del propio Estado sobre el ciudadano esquilmado en su libertad. Aquel vende señuelos y engañifas, a costa de la deuda pública, ya superior al 118% del PIB, y del erario que aporta el contribuyente, encadenado, al decir de Rousseau.

Antes de la Revolución francesa, el Estado recibía su legitimidad del Derecho Natural, o del derecho de origen divino, o del Derecho Romano, o era consuetudinario, obedecía y respetaba las costumbres que son fuente de la Moral. Tras la Revolución, el Estado se adueñó del Derecho y se arrogó todas las funciones que le conciernen: se constituyó en su única fuente -poder legislativo-, su promotor -poder ejecutivo-, y su sancionador -poder judicial-. A este conglomerado lo llaman “el imperio de la Ley”.

En España, después que Alfonso Guerra proclamara la defunción de Montesquieu, el Estado, a estos efectos, y hoy más que nunca, es uno y trino…; usa el Derecho como instrumento operativo para administrar privilegios y otorgar subvenciones, o imponer restricciones, multar y coaccionar, restringiendo, aún más, el ámbito de libertad a un remedo inapreciable.

El Estado se escuda detrás de la promesa: pretende el bien común, el bienestar. No obstante, no tiene, o no muestra, una idea clara y distinta sobre qué entiende por bien común. A la hora de la verdad, la actuación del Estado se atiene a una moral utilitarista, que mira a las consecuencias inmediatas, sobre todo electorales. Pero el “trapo” es la promesa y algunos señuelos carísimos.

El escudo eufemístico, quiero decir de márquetin, es que el Estado garantiza la educación, sanidad, servicios sociales, seguridad civil, igualdad entre los ciudadanos, pensiones, etc.; pero, oculta los costes materiales: en España, sostenemos más de 400.000 políticos, tres millones de funcionarios, 19.000 asesores de libre designación y un sinfín de empresas públicas que, tras fundir la aportación fiscal, elevan a diario la deuda pública a más de lo que producimos. El otro coste es el detrimento de la libertad de los ciudadanos a los que dice servir. En el trasfondo, pululan los intereses de la plutocracia que integran los 400.000 políticos de todos los colores, incluido el arco iris y la justificación existencial de los funcionarios, que algo tienen que hacer.

Los viejos escolásticos decían que “contra los hechos no hay argumentaciones que valgan”. Para que mi reflexión no sea teórica y una mera argumentación sin base in re, vaya un ejemplo concreto: hace años, cuando los ajos eran de secano, morados, pequeños, ofrecían todo su aroma intenso, penetrante, y no se pudrían, mucho antes de la actual Ley de Aguas, hubo en Las Pedroñeras una huerta frondosa, dotada de pozo y balsa para riego por impregnación, de los cuales hay constancia fotográfica aérea. Solicitada la reapertura y legalización del pozo para que retornara el vergel en plena Mancha, la Confederación Hidrográfica del Guadiana, a cuya cuenca pertenece el lugar, no se ha dignado responder, tras más de ocho meses de espera paciente. Este silencio, despectivo para el ciudadano, es una argucia ante un litigio eventual, a la vez que un craso juego de poder en la línea:“yo, Estado, gano-tú, ciudadano, pierdes”. No hay contrato, ni siquiera trato de ninguno de los 600 funcionarios de la Confederación. ¡Qué desmentís al Hobbes del Leviathan y cuánta razón a favor de la tesis de la violencia del Estado sobre el ciudadano de Max Weber!

Porque, observen: la Confederación Hidrográfica cuenta con cuatro centros de trabajo atestados de funcionarios y un cuerpo de policía de cauces distribuido por los andurriales de la cuenca. Es un gigante presuntuoso, que detenta poder sobre las aguas, subterráneas y de superficie, que terminan desaguando por Huelva… ¡Cuanta valentía silente para anular un proyecto pequeño!

Si vale el ajo como símbolo, los de hoy son inmensos, gordos y orondos como eunucos, con el vientre pletórico de agua; tras la cosecha, los afeitan y duchan por cuestiones de apariencia. El resultado es un aroma blando, flácido, diluido en un recuerdo nostálgico, y la amenaza de las pecas de putrefacción, que aparecen a los tres meses de la cosecha. Y es que los gigantes de aspecto bravucón son inefectivos.

Tampoco la esperanza está situada en el gigantismo estatal, sino en la emergencia de personas humanas, sencillas en sus apariencias, profundas en su envergadura mental, ambiciosas en su talante humano y concentradas en sus objetivos. Pondré sólo tres ejemplos concretos extraídos de la Historia patria:

Felipe II se arregló con 5.000 funcionarios para gobernar un imperio en el que no se ponía el sol y duró 300 años. Claro que él, si no estaba rezando, trabajaba el resto del día y de la noche: se leía todos los documentos que llegaban a la Corte, todos, y anotaba en el margen la respuesta que procediese dar, a su juicio. Viajaba, enfermo de gota, en un carromato donde había instalado un pupitre para trabajar durante el trayecto. No era perfecto; fue un niño abandonado al que crió una criada portuguesa alcohólica… Se equivocó, muchas veces, casi siempre por exceso de rigor; pero, fue un auténticus, o un authentés si queremos decirlo en griego, fiel a su misión de servicio y creencias, a su conciencia y sentido del deber. Tuvo autoridad porque era una gran persona.

Otra persona de excelencia y admirable fue Jovellanos, un quijote asceta, que no jansenista ni masón, que trabajó con entusiasmo y filantropía en pro de la educación, la minería, el arte, la ingeniería, la Hacienda y la renovación de la Justicia, al tiempo que desarrollaba obra literaria y filológica. Sin reparar en su valía, fue maltratado y encarcelado sin juicio, por gracia de la reina inmoral y de Godoy, su valido corrupto. Los gigantes estatales del momento que no arredraron a don Melchor Gaspar, quien trabajó duro, incluso durante su cautiverio, y murió pobre como atestigua su magro testamento. Un ejemplo inmenso para los hacendosos corruptos de la plutocracia actual, que apenas trabajan si no es para “apañar convolutos”, sean de las aguas de Huelva, de los fondos europeos, de las arcas de un sindicato, o de cualquier otro río revuelto. Su negocio es promover pelotazos por cualquier parte.

La feminista y condesa de Pardo Bazán trabajaba todos los días como escritora, conferenciante y miembro, muy activo por cierto, del Ateneo de Madrid. Ello no fue óbice para que amamantara a sus tres hijos, porque no quería robarle la leche a un niño pobre, pagando a un ama de cría, como hacía otra afamada feminista oficial de la época. Su figura desborda cuando proclama –De siglo a siglo- que no quiere privilegios para la mujer, sino su integración en la vida social y política en paridad con los hombres. Deja muy pequeñas a las gigantescas feministas de hoy, que andan a la búsqueda y captura de la subvención, o copar la cuota legal y que paguen la deuda pública y la baja productividad.

En definitiva, es necesario recuperar modelos de los hombres y mujeres de altura que nos preceden, grandes por sus valores éticos, fiables, acreedores a la confianza de sus semejantes, honestos en el manejo de los recursos públicos, discretos en el gasto, sinceros, leales a los principios –son de más alcance y ascendencia que las leyes- y fieles a sí mismos. Integrar tales modelos es un antídoto contra el gigantismo y la mejor garantía de no crear señuelos, ni picar en ellos.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”