noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Todo cambia…algo permanece

El devenir heracliteano, una fuente inagotable

..., me dan la clave del enigma
en la pregunta misma sin respuesta
que hace nacer la luz de mis pupilas ciegas
José Ángel Valente

heraclitoLos presocráticos y Heráclito en particular, son destellos de sabiduría y lucidez. Sin embargo, en esta época de desinterés y desprecio hacia la Filosofía, las Humanidades y la herencia del mundo clásico su estudio casi ha desaparecido del currículum educativo. Sólo se recuerda algún tópico y poco más… en el mejor de los casos.

La realidad es más compleja. Heráclito es más profundo, más sagaz y a poco que nos aproximemos a él, una fuente de constantes sorpresas.

Vino al mundo en Éfeso, a medio camino entre Mileto y Colofón, en el litoral, que hoy es Turquía. Fue el primogénito de una familia real y renunció al trono para dedicarse a la Filosofía y para moverse y actuar con libertad e independencia. Su carácter agrio y difícil, adoptó una posición crítica respecto a la sociedad de su tiempo. Cuando el filósofo Hermodoro que pretendía introducir reformas en la ciudad, fue expulsado de Éfeso acusado de corromper a la juventud y de cuestionar a los dioses del lugar -lo que recuerda claramente el juicio y la muerte de Sócrates- Heráclito, con valentía, denunció esta injusticia de los efesinos pues siempre se destierra a quien dice la verdad.

De Heráclito sólo se conservan fragmentos breves, aforísticos, crípticos y proféticos, quizás sea este el motivo de que se le llame El Obscuro o El Solitario y que viva en la memoria como un pensador enigmático.

¿Por qué es tan vigoroso su pensamiento? a lo largo de los siglos, su figura ha interesado y ha hecho reflexionar a mentes esclarecidas como Platón, Kant, Nietzsche o Wittgenstein. Entre quienes lo mencionan y reproducen algunos de sus aforismos y sentencias se encuentran Aristóteles, Herodoto, Diógenes Laercio, Sexto Empírico…

Heraclito3Heráclito es mucho más que la mera oposición de contrarios. Es un gran dialéctico. Para él la realidad se fundamenta en el dinamismo de lo múltiple. Este es uno de sus grandes hallazgos que lo convierte en un filósofo cuyo discurso transcurre paralelo al de Parménides y no como su antagonista.

Por supuesto, las contradicciones están vinculadas al origen de todas las cosas, pero por debajo de ellas, subyace una armonía que las hace posibles. Para el pensador de Éfeso existe una ley que rige el mundo y también la mente humana: el logos que todo lo unifica y lo ordena.

Habría, también que exponer que con Heráclito la investigación filosófica alcanza conciencia de su naturaleza, de ahí su diatriba contra los hombres dormidos que no saben descifrar la realidad y que se conforman con una visión superficial de las cosas.

En tiempos de atolondramiento, desinformación y pérdida de prestigio del estudio y de la investigación, esta posición del filósofo de Éfeso es valiente y enternecedora pero, también, una prueba de que hasta qué punto hemos retrocedido en nuestras exigencias epistemológicas.

Se suele decir que los presocráticos se ocuparon del estudio de la naturaleza y sus leyes y de lo que en ella cambia o permanece. Esto es cierto, pero lo que no se afirma con la misma rotundidad, es que algunos presocráticos como Heráclito son esencialmente grandes metafísicos… y en su caso un trapecista sin red que se mueve por la senda obscura y difícil que separa y unifica la apariencia y la realidad.

Para adentrarse en Heráclito, con la dificultad añadida de que sólo conocemos de él retazos de su pensamiento, es inexcusable captar el concepto de «logos». ¿Qué significa el «logos» en Heráclito? tanto el hecho de hablar, de comunicarse como el pensamiento y la realidad que existe más allá de las palabras.

libro kolakUno de los pensadores que se ha ocupado del Filósofo de Éfeso es Daniel Kolak, que ahonda en que lo esencial de sus postulados es capturar lo huidizo. Su propósito es unificar los opuestos y una vez fundidos poner de manifiesto la profunda unidad cósmica y oculta de las cosas.

Cuando los antiguos filósofos griegos hablaban del mundo como totalidad, lo llamaban cosmos. ¿Qué debemos entender por cosmos? algo así como totalidad ordenada. Lo que sin duda resulta estimulante es el papel que reserva a la inteligencia humana, que debe pasar por encima de las apariencias engañosas, para elevarse hasta la lógica invisible a fin de aprehender, mediante la luz de la razón, lo que se oculta tras la lógica de la existencia.

Es oportuno afirmar que la dialéctica heracliteana influye y, poderosamente, en la dialéctica platónica. Platón recoge con habilidad las aportaciones de muchos presocráticos pero, entre ellos, la huella de Parménides y de Heráclito es claramente perceptible. En su dualidad del mundo sensible y en la necesidad de buscar tras las sensaciones una verdad oculta pero a la que la inteligencia puede tener acceso… siempre que la mente permanezca despierta y alerta.

Me parece digno de atención que en el pensamiento del Filósofo de Éfeso el conocimiento es perspectiva o, también, que la perspectiva de las cosas, su forma de acceder a ellas, constituye la base misma del conocimiento.

Heráclito parece preguntarse: el cosmos ¿es uno o múltiple? ambas cosas. Ya que nuestras percepciones, nuestra manera de aprehender la realidad se basa en opuestos, en tensión, en lucha. El concepto de lucha es vitalista y dinámico… Si no se tensan las cuerdas de la lira, nunca podrán producir un sonido armónico. La vida, el mundo es tensión, conflicto y sucesión de opuestos… infinito y finito… muerte y vida. Por encima de todos los cambios, hay algo que queda y permanece.

heraclito2La vida de Heráclito es enigmática y misteriosa pues son pocos los datos fehacientes y documentados de que disponemos. Podríamos preguntarnos, a título de ejemplo, ¿fue anterior o posterior a Parménides? Nada sabemos a ciencia cierta. Y, ahí, es donde es necesaria la interpretación. Permítaseme una opinión, creo que fue posterior y que, en cierta medida, su pensamiento y sus hallazgos son una respuesta a los eleatas.

Me parece de justicia citar al decimonónico H. Diels, científico, filólogo, helenista e historiador de la Filosofía pues fue el primero que ordenó y publicó los fragmentos conservados de los presocráticos. Todas las ediciones posteriores lo tienen como referente y pionero para adentrarse en ese mundo complejo y poliédrico.

Recordemos que es la oposición de contrarios lo que armoniza y, al mismo tiempo ordena, el cosmos para Heráclito. Es de capital importancia que el mundo no ha sido creado por los dioses sino que siempre fue, estuvo ahí y será eterno. Esta visión del universo es muy diferente de la judeo-cristiana que contempla el concepto de creación.

El fuego actúa en Heráclito como símbolo del devenir. El fuego eterno que se va transformando en un continuo discurrir se enciende, según medida, y se apaga según medida (fragmento 30). He ahí, al mundo como realidad autónoma de los dioses y de los hombres y en «ese se enciende y se apaga con medida» intuimos nada menos que el principio racional de la ordenación del mundo.

El fuego como elemento central del devenir, ni es caótico ni obedece al azar, sino a una ley, la del logos. Es la armonía de los contrarios la que ordena y hace inteligible el cambio.

Frederick CoplestonOtro estudioso y divulgador de la historia de la Filosofía, Frederick Copleston, realiza sobre la influencia del Pensador de Éfeso en ámbitos distintos al del pensamiento, como la creación literaria, un juicio inteligente y tremendamente motivador. Cuando dice que Heráclito es un Pirandello del mundo antiguo está dando en la diana. Es fascinante buscar la unidad en la diversidad y la diversidad en la unidad. La realidad es una y, al mismo tiempo, múltiple. En cierto modo, podríamos decir, que algunos de los principales descubrimientos y hallazgos pirandellianos pueden rastrearse en Heráclito.

Sus intuiciones y tentativas son un pozo sin fondo. Cuando concebimos la materia en términos de energía estamos, sin darnos cuenta, siguiendo la estela heracliteana.

Otra idea que no puedo sino apuntar es que fue panteísta, aspecto este que suele pasar bastante desapercibido. Y lo mismo cabría decir si nos aproximamos a la Mecánica Cuántica. A poco que se sepa buscar se encuentra la huella del Pensador de Éfeso en aspectos de relieve de esta teoría.

He de poner fin a estas reflexiones. Volviendo a repetir que si se sabe buscar con curiosidad intelectual y con fundamento y rigor, Heráclito es una fuente inagotable y, una invitación permanente a encontrar orden en medio del desorden, armonía más allá de los contrarios. Sobre Heráclito no está todo dicho. Por el contrario, cada época y cada generación ha de seguir explotando esta imperecedera mina. Para finalizar reproduciré el fragmento o aforismo (123) que pone abiertamente de manifiesto que la tarea no está concluida «La naturaleza gusta de ocultarse».

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”