abril 2021 - V Año

LETRAS

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

oliveiraAntonio Ramos Oliveira (1907-1973) fue un destacado escritor, historiador, y periodista vinculado al socialismo español desde comienzos de los años treinta, primero como redactor de El Socialista en Alemania donde fue testigo del auge del nazismo, y luego ya como miembro de la Agrupación Socialista Madrileña desde 1931. Su trayectoria intelectual fue muy intensa en la Segunda República, pero, sobre todo, en el exilio, primero en el Reino Unido en los años cuarenta, y luego a partir de los cincuenta en México. Allí fue un destacado impulsor de la Revista de Historia de América del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, y luego fue traductor en Fondo de Cultura Económica, una de las empresas editoriales más importantes en lengua castellana. Publicó sendas Historias de España y de Alemania, sus dos grandes aportaciones. Pero, además, llegó a ser un destacado alto funcionario de las Naciones Unidas destacado en distintas misiones por el mundo.

Pues bien, las crónicas que escribió para El Socialista tienen un gran valor porque enriquecen nuestro conocimiento de cómo la Izquierda española interpretaba el fenómeno nacional-socialista, algo que inquietaba de forma evidente al socialismo español, como pone de manifiesto el creciente espacio que el fascismo en Europa ocupaba en las páginas del órgano oficial del PSOE, tanto entre las noticias, como entre los artículos de opinión. El momento, además, era clave en la propia Hstoria de España, en el intenso período que fue desde el final de la Dictadura de Primo de Rivera hasta la llegada de la Segunda República.

En su sección ‘Cartas de Alemania’ del número del 6 de noviembre de 1930, Ramos Oliveira realizó un breve análisis del nazismo, cuyo comentario es el eje de este trabajo.

Para el historiador Ramos Oliveira no cabía dialéctica alguna con el nazismo porque era la ‘violencia en marcha’. Por eso criticaba a los socialdemócratas que intentaban contestar a Hitler desde la prensa, como Otto Wels, Hermann Müller o Rudolf Breitscheid, porque perdían el tiempo; solamente podía contestar al nazismo el ministro del interior de Prusia, el socialdemócrata Severing, que había organizado una policía con ‘un sentido matemático’. Carl Severing (1875-1952) fue una figura muy destacada del SPD en la República de Weimar, siendo ministro del interior de Prusia en varias ocasiones.

alemaniaRamos Oliveira insistía mucho en la cuestión de la violencia en relación con el nazismo, la obra de Hitler, la esperanza de la burguesía alemana y de las oligarquías que habían sido barridas en 1918. Pero para el autor había habido una evolución en relación con el nazismo. Consideraba que Hitler y los nazis habían cambiado en los dos últimos años porque ya no caían en las contradicciones que habían podido generar burlas en el pasado. A partir de las últimas elecciones, al agrandarse su partido, la figura de Hitler había alcanzado una nueva dimensión; había adquirido un perfil de caudillo en el mundo, por lo que merecía atención.

Nuestro articulista pergeñó una biografía rápida de Hitler, destacando, a nuestro entender, su afirmación sobre la lectura muy desordenada de obras sociales. Después de la guerra y de la revolución crearía una especie de secta, a la que llegarían fanáticos movidos por el nacionalismo y el odio a los judíos. Hitler se presentaría como un místico que iba a redimir a Alemania. En los tiempos de la inflación clamaría con que llegaría el nuevo Mesías. Era el momento en que Ludendorff se uniría a su causa y había conseguido reclutar a un grupo de militares fracasados, a la burguesía arruinada y a los humillados. Aunque no lo cita, parece que estaría hablando del golpe que llevaría a Hitler a la cárcel, experiencia, como bien sabemos, fundamental para Hitler, donde escribe Mi Lucha, pero a la que no alude tampoco Ramos Oliveira, ya que pasa rápidamente a relatar el lento crecimiento del partido nazi en los años veinte, y que no parecía alarmar a nadie. Según el articulista, se había desgajado de los nacionalistas que se habían ido con Hugenberg, y que no hacían especial hincapié en la cuestión racial. Se refería a Alfred Hugenberg (1865-1951), un magnate de la prensa, muy conservador y, aunque antisemita, no era esa la cuestión fundamental en su ideología, por otro lado, intensamente antiliberal y antisocialista. Hugenberg ingresó y terminó liderando el Partido Nacional-Popular (DNVP), que pactaría con los nazis y apoyaría el ascenso de Hitler al poder, siendo recompensado con la cartera de Economía y Agricultura. El político de extrema derecha esperaba que con este acercamiento el nazismo perdería su radicalismo. Perdió su cargo por su defensa a ultranza del capitalismo frente a la creciente intervención del Estado en la economía que pretendían los nazis.

alemania naziEn las elecciones legislativas de septiembre de 1930, los nazis habrían alcanzado su primera victoria calificada como seria, ya que habían conseguido casi seis millones y medio de votos, con 107 puestos en el Reichstag. Tenemos que tener en cuenta que el aumento fue de 95 escaños en relación con las anteriores elecciones. Ese resultado electoral, justo detrás del conseguido por el SPD, había generado un intenso debate en Alemania y en el extranjero. Ramos Oliveira quería ofrecer una respuesta analizando lo que era el nazismo, aunque en el corto espacio de un artículo de opinión.

El programa nazi ofrecía guerra al marxismo porque era ‘semítico’ y Marx era ‘israelita’. Además, porque el marxismo introducía el internacionalismo entre el proletariado, alejando a los trabajadores de sus intereses como ciudadanos. Si Marx no hubiera sido judío, sus ideas no habrían sido tan odiadas por Hitler. El odio semita era la fuerza que dominaba a los nazis.

Pero, por otro lado, aunque odiaban a Marx, los nazis se proclamaban como socialistas, pero, en realidad odiaban el socialismo. Ramos Oliveira explicaba que odiaban la riqueza improductiva, preconizaban el fin de los privilegios de las clases altas, y criticaban algunos aspectos de la propiedad. Pero, para el autor, no importaba tanto el programa inicial de los partidos sino el que iban trazando en el día a día, y el nazi tenía dos rectas paralelas, antimarxismo y antisemitismo. En una palabra, se estaría en presencia del fascismo, pero no como el italiano, aunque no desarrolló las diferencias entre ambos, limitándose a enunciar que los dos pueblos eran distintos.

El fascismo, según Ramos Oliveira, era la reacción de la burguesía contra el socialismo. Para que se desarrollase se necesitaba que el proletariado pusiese en peligro las instituciones burguesas, pero también que hubiera grandes masas desocupadas. El fascismo italiano se había nutrido de los ‘desechos de guerra’, y de las masas que habían aprendido a vivir de la violencia. El nazismo había conseguido el apoyo político de los parados y de los que esperaban recibir de la vieja oligarquía las prebendas de antaño. Según esta interpretación del fascismo, Primo de Rivera no había podido hacer lo que había conseguido su admirador Mussolini porque en España no existía un proletariado peligroso ni un paro desbordado.

Por fin, terminaba su rápido análisis con el fracasado intento del káiser de recuperar la monarquía apoyando económicamente a Hitler.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación