junio 2021 - V Año

LETRAS

Jovellanos, poeta

jovellanos

 Entre las múltiples facetas de Gaspar Melchor Jovellanos o Jovino (sobrenombre poético del autor al gusto de la época) una de las menos conocidas es su no muy intensa pero decisiva actividad como poeta. Sin embargo, tanto sus composiciones como sus teorías poéticas son una de las claves fundamentales para entender su figura y la obra que construyó el ilustrado asturiano en el transcurso de su vida.

Jovellanos promovió, entre los poetas del Siglo de las Luces, el abandono de una poesía colmada de asuntos banales y de la lírica amorosa en beneficio de temas filosóficos o de la épica. De este modo, invitó ‘al fecundo Delio’ -Fray Diego Tadeo González- a cantar ‘Las virtudes inocentes que hacen al hombre justo’. O a Liseno -Fray Juan Fernández de Rojas- a ensalar al ‘inmortal Guzmán’ (el bueno) o a ‘Siglos en héroes y altos hechos muy fecundos’. Jovellanos quiso huir de un tipo de poesía que él consideraba circunstancial como pudieon ser las fábulas de El burro flautista o El escarabajo de Tomás Iriarte. Asimismo, recomendará apartarse de esa posía en la que se mezclaban aderezos cristianos, amores proanos y mitología pagana, que cultivaban por entonces Manuel María de Arjona o Vaca de Guzmán.

Para Jovellanos era necesario dejar paso en la poesía a la denuncia de los vicios que corrompen el amor a la patria, a poemas sobre la exaltación del decoro y la rectitud en el hombre, la hermandad entre las naciones, etc. Lemas que se reflejarán muy intensamente en la temática de la última generación de poetas dieciochescos, los cuales no ignorarán la enorme deuda literaria que contrajeron con el maestro Jovellanos. Recordemos, por ejemplo, las odas de Quintana A la invención de la Imprenta o A la expedición española para propagar la vacuna en América o el poema de Lista y Aragón A las ruinas de Sagunto. La dificultad más significativa que encontraron estos autores, para que sus poemas fueran admitidos por todos los estamentos de la sociedad española de su tiempo, estribaría en que éstos eran los argumentos de los ‘revolucionarios’ Voltaire o Diderot, como bien esgrimieron los enemigos de estos poetas neoclásicos.

imagen portadaPor su parte, la poesía didáctica de Jovellanos alcanzó un esmerado equilibrio en el que coexistieron las divisas que, en su opinión, merecían ser rescatadas de los vetustos y arraigados postulados culturales de la España de los Austrias y las modernas tesis enciclopedistas que penetraban en la política, el arte y la literatura. Sin antagonismos, sin enfrentamientos. Como resultado, no es posible hablar de revolución en Jovellanos sino de reformismo.

Una de las constantes que prevalece en su poesía es una devoción por delinear en cada poema una métrica, un léxico y un ritmo que, junto a un estilo casi químicamente depurado, le permita construir aquello a lo que aspira siempre cuando comienza a escribir: un poema rigurosamente acabado en todas sus dimensiones. Pareciera que en la construcción de una obra poética impecable no hubiera espacio para aquello que surge o es producto de la mera inspiración artística. Sin embargo, Jovino, nunca podrá conseguir su objetivo. Tan sólo el agotamiento, el azar o el desvío de su atención hacia otras actividades resolvieron la forma que hoy conocemos de sus poesías. Jovellanos es consciente de que para desempeñar esta minuciosa labor es necesario un tiempo y una constancia que él, -como le confiesa a su amigo Batilo- dedicado de lleno a las leyes y a la política, no puede alcanzar.

Casa de Jovellanos en GijónCasa de Jovellanos en GijónEl camino que lleva a la conclusión del poema es difícil y complejo, el poeta al mismo tiempo que avanza en su elaboración necesita continuamente volver sobre sus pasos, pues ‘la corrección y el pulimento’, como le escribe a su hermano Francisco, son condittio sine qua nom para que la obra pueda considerarse verdaderamente finalizada. Es obligado realizar ese aburrido pero provechoso ejercicio de retocar lo escrito.

Al mismo tiempo, Jovellanos es consciente de la encrucijada en que se encontraba la poesía en la segunda mitad del XVIII: ‘vivimos en un siglo en el que la poesía está en descrédito, y en que se cree que escribir versos es una ocupación miserable’. A causa de esto, en las cartas que envía a sus amigos se descubre algo más que certeros y valiosos consejos. Son las directrices de la transformación que es obligado abordar.

Jovellanos también apostó en su poesía por el compromiso. Así, cuando escribe: Déjame, Arnesto, déjame que llore/los fieros males de mi patria, deja/que su ruina y perdición lamente, está asociándose sin paliativos a la aventura ilustrada. La poesía no va a dirigirse ya a uno u otro sector del público sino a una nación. Una nación que, Jovellanos convierte, en ocasiones, en el sujeto de sus poemas, revelándose como el admirable conocedor que fue de la compleja realidad de la España de su tiempo.

Con la llegada de la invasión francesa en 1808, Jovellanos vivirá el momento de la gran escisión en la poesía española del siglo XVIII. Por un lado, aquellos que pueden anteponer sus posiciones políticas a los compromisos con su nación. Por otro, los que creen que la soberanía, como se plasmará ulteriormente en el artículo tercero de la Constitución de Cádiz, reside en cada uno de los españoles, y a pesar de que el invasor trae consigo todas aquellas ideas ilustradas que han intentado, durante tanto tiempo, inculcar en nuestras gentes, saben que no pueden imponerse éstas por medio de la violencia y el terror penal, volviéndose, así, contra su propio pueblo.

02-retrato de jovellanos por nicanor pinole en 1954 sEn aquellos días, Jovellanos desecha el ministerio que le ofrece el rey ilegítimo y participa en las Juntas Populares. Marchena regresa de Francia con los soldados opresores del General Murat. Cienfuegos es detenido por los franceses en su casa del número 12 de la calle Carretas donde se halla gravemente enfermo. Meléndez Valdés y Leandro Moratín, protegidos de Jovellanos, se alían con los bonapartistas. Quintana y Barbero combaten contra las tropas de Pepe Botella. A Jovellanos, como relata el profesor Caso González, ‘mucho debió de costarle romper con viejos amigos, con los que había mantenido una estrecha unión desde hace muchos años. Pero no dudó en hacerlo’.

Antes de fallecer, Jovellanos tendrá tiempo de escribir su última obra. No será un discurso, un informe o una epístola, donde había demostrado sus excelentes cualidades como prosista. Es un poema. Un canto patriótico que se convertirá muy pronto en el himno de los guerrilleros que combaten desde el Nalón hasta Sierra Morena.

No harán falta muchos meses después de la muerte de Jovellanos para que comience la persecución de afrancesados. Un ‘delito’ que proporcionará una excusa excelente a los entes más fanáticos y extremistas de la nobleza y el clero para satisfacer su orgullo y su soberbia, acabar, de una vez para siempre, con los defensores de la Ilustración y mantener al pueblo en una ignorancia propicia para ser fácilmente manejado. De esta modo, ante la confusión de sus compatriotas, sucumbirán no sólo los colaboracionistas con los invasores sino también aquellos ilustrados que han luchado por liberar a España. Pero era lógico, Rousseau había advertido esta posibilidad en su Contrato Social: ‘la madurez de un pueblo no es fácil de reconocer y si se anticipa la obra, fracasa’.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación