mayo 2022 - VI Año

LETRAS

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

2022 – Centenario del nacimiento de José Saramago

Muchas son las perspectivas y puntos de vista desde las que puede analizarse el viaje. De hecho, forma parte de la mejor tradición literaria occidental. Tengamos presente que La Odisea, aunque es mucho más, narra el retorno de Ulises, tras la guerra de Troya, a Ítaca.

Ha habido, a lo largo de la Historia, viajeros como el veneciano Marco Polo, que nos han legado las experiencias extraídas de su contacto con otros pueblos y otras culturas. Tienen que ver, igualmente, con los viajes Las Crónicas de Indias que, en cierto modo, inauguran la antropología española y que describen los primeros contactos con un mundo diferente, una fauna y una flora desconocida para los autores de los relatos, así como las costumbres de los pueblos indígenas.

¿Por qué se emprende un viaje? Por curiosidad, por conocer tierras, hombres y costumbres diferentes a las nuestras… y por un firme deseo de ampliar nuestro horizonte vital.

Todo viaje posee un algo iniciático. No solo se viaja hacia fuera sino al interior de nosotros mismos. Tal vez, por eso, todos sentimos una inclinación mágica hacia los viajes, tal y como nos han mostrado páginas excelentes del llamado realismo mágico… incluso existe todo un género literario que se encarga de dar testimonio de cómo se han vivido, experimentado y recepcionado los viajes en cada momento histórico. Es difícil ser original mas, un creador dotado de una imaginación tan fértil como José Saramago, lo logra con creces.

Voy a realizar unas reflexiones sobre El viaje del Elefante, que tratándose de un escritor de la habilidad, rigor intelectual y sentido de la existencia del nobel portugués, acaba por convertirse en una exposición humanista sobre el ser humano, sobre sus cualidades y debilidades. Consigue además, con creces, con esta obra (aparecida en el 2009), a la que podemos considerar un cuento largo, una novela e incluso una exposición ensayística de una originalidad portentosa.

Las obras de Saramago tienen –como se puede apreciar en una relectura- significados, sugerencias y planteamientos que quizás se nos escapen al enfrentarnos por primera vez al texto.

Saramago huye conscientemente, de toda banalización. El viaje que narra tiene su origen en un hecho histórico, que a simple vista, parece inverosímil y que supo retener en su memoria. El resultado es un texto apasionante, detallista, culto… y que va dando pistas al lector para que a través de la narración extraiga sus propias conclusiones y haga las valoraciones pertinentes. No suele desaprovechar la ocasión de hacer pedagogía de sus convicciones mas, con una sutileza y elegancia que el lector agradece.

Un rey portugués, concretamente Juan III, quiere obsequiar a su primo Maximiliano, Archiduque de Austria, con un regalo extremadamente original y novedoso,  un elefante. Esos son los elementos básicos con los que José Saramago  empieza a poner en pie el andamiaje del viaje que tiene algo de irreal, algo de metafórico sin perder de vista una pasión rabiosamente humana.

Se forma una extraña, cautivadora y pintoresca caravana. El elefante, llamado Salomón, es de origen asiático  y va a emprender un largo periplo.

El viaje es largo y se presta a consideraciones, divagaciones, así como a reflexiones profundas que dan al conjunto del relato un aire épico.

Está ambientado en la época renacentista, en el siglo XVI, por tanto la comitiva  y cuanto a ella se asocia,  va atravesando países, regiones y ciudades de lo que podríamos denominar el Renacimiento tardío.

Saramago casi al final de su vida, cuando escribe El viaje del Elefante, es plenamente consciente de que formular preguntas y dejarlas en el aire es una buena forma de interesar a los lectores. Hay preguntas que no tienen respuesta o lo que es casi igual, en cada época histórica tienen una distinta. La encrucijada de la comunicación es compleja más, Saramago sabe moverse con una agilidad enorme en esos terrenos tan fronterizos dando rienda suelta a su imaginación.

El viaje del elefante Salomón no es propiamente una epopeya. En ocasiones da la impresión de estar contemplado y analizado bajo el prisma de un suceso extraordinario. El auxilio de la imaginación es sencillamente determinante. Llena los vacios inquietantes que se van presentando en el camino. En su madurez, José de Sousa Saramago sigue siendo un espíritu burlón… y no le hubiera importado, en este caso, adoptar la máscara de un bardo itinerante, con las suelas gastadas por el polvo de los caminos.

El exilio es, las más de las veces, nostalgia. La nostalgia conmueve, pero también conforta y guarda en su memoria etapas o paraísos perdidos. No duda en recurrir a paradojas porque dan mucho juego y, a veces, a través de ellas descubrimos lo que de otra forma se nos hubiera escapado, por ejemplo, las vinculaciones estrechas que enlazan imaginación con realidad.

La época que nos ha tocado vivir tiende al pesimismo. Es una fase donde vemos derrumbarse algunas de las realizaciones y sueños de décadas pasadas. Es más, el mundo se va convirtiendo en una ‘olla podrida’. La fortaleza que da la tolerancia y el respeto hacia otras culturas y otras formas de ver la vida, la vamos abandonando, al tiempo que vemos crecer el miedo al diferente y los fanatismos excluyentes. Saramago es lúcido y acierta a captar y plasmar esas meditaciones. Va dejando caer sus reflexiones, formulándolas  unas veces abiertamente y otras, de un modo un tanto críptico mas, sugerente, hondo y hermoso.

Quizás, uno de los aspectos que hemos de retener con más fuerza, es que hemos de mirar más allá de nosotros mismos. No hemos de vacilar en mantener una actitud firme y evitar que los estropicios que nos van saliendo al paso, nos arrastren. Hay momentos en la ruta del elefante de notable energía y fuerza para continuar la lucha o el camino, que viene a ser lo mismo.

Tras estas divagaciones que creo pertinentes, volvamos al texto. En las novelas de Saramago es harto frecuente que los valores humanos por excelencia, estén representados por hombres y mujeres del pueblo llano: artesanos, campesinos y, en general, personas vulnerables que no pertenecen a los núcleos dirigentes. Por tanto, no es de extrañar que Subhro, el hindú que cuida de Salomón, hable con una franqueza encomiable y ponga en entredicho, convenciones comúnmente aceptadas. Aguanta con firmeza y estoicismo las bajas temperaturas y las inclemencias que hacen mella en otros.

Sin embargo, lo más importante de Subhro son los comentarios y las reflexiones que desgrana en torno a la religión. Naturalmente, estas opiniones contrastan y, mucho, con las de otros viajeros. El hecho de que los hombres y las creencias sean tan diferentes es un motivo de riqueza. Lo que quiere transmitirnos el nobel portugués es de gran valor. Un noble o un siervo pueden decir tonterías mas, también sesudas verdades con independencia del papel social que jueguen. En definitiva, Saramago una vez más, hace guiños irónicos pero valiosos sobre la condición humana y sus contradicciones.

Va más allá y postula que la imaginación es de gran ayuda para proseguir el camino y vivir alerta. De cuando en cuando se permite bromas muy creativas, mas con retranca, como cuando formula que el Planeta Tierra sería mucho mejor de lo que es, si cada ser humano hiciera lo que cree que puede o debe hacer. Lo mismo podría decirse cuando ‘descubre’ que es semejante al elefante. Entre broma y broma, cuestiona abiertamente la ignorancia. Dice de ella que ‘nos afianza y asegura todos los falsos conocimientos que tenemos’.

Ya he apuntado que El viaje del Elefante puede adscribirse a diversos géneros. Me parece de relieve, sin embargo, que los pensamientos que contiene son de ‘auténtico calado’, atractivos y ayudan, no poco, al lector a introducirse en la atmósfera intelectual y vital de la novela. La vida es un camino, un trayecto o mejor aún, lo que nos va sucediendo y enriqueciendo mientras dura el itinerario.

Saramago –nunca o casi nunca- renuncia a la alegría. Subhro es jovial, inteligente e intuitivo y, con frecuencia, son ignorantes, tópicos y burdos los comentarios de quienes se consideran en posesión de la verdad y poderosos, sin embargo, el nobel portugués cuida mucho no incurrir en maniqueísmos. Por el contrario, salpica el discurrir de la caravana de anécdotas, cambios de impresiones y vivencias comunes.

Se ha dicho que El viaje del Elefante es un relato rectilíneo. No me lo parece. Al contrario, es muy eficaz el contraste entre un viaje en el que no tienen lugar grandes elementos de interés histórico y lo que podríamos calificar de estampas de la vida cotidiana. Esto permite al lector ‘adentrarse en la trama’, valorar los hechos y juzgar los lugares que se atraviesan y las diferentes respuestas de quienes en ellos habitan, desde diversos ángulos y puntos de vista.

Tiene momentos sencillamente conmovedores, como las pequeñas victorias morales, que de cuando en cuando, se obtienen en el camino. A veces, las descripciones son monótonas pero, justamente en esos instantes, deben ponerse en valor las reflexiones y comentarios que acompañan a la trama.

Saramago es uno de los creadores más libres que han existido. Es libre porque desprecia el boato, los protocolos y todo lo que suena a rígidos formalismos… y ama lo espontaneo, lo sencillo, lo auténtico.

A lo largo de las páginas del libro desfilan gentes diferentes, costumbres distintas así como, una visión de la existencia fresca, no contaminada y vital. Con el paso del tiempo, no obstante, lo que antes costaba aceptar, se acaba aceptando como parte de las exigencias que la realidad impone.

El autor de El viaje del Elefante  invita a que nos mantengamos alerta del peligro que las imposiciones arbitrarias, prejuicios religiosos y sobre todo, sentimientos nacionalistas excluyentes, traen consigo.

Se niega a dimitir de sus convicciones éticas y morales y, hace muy bien. Es humano hacer cálculos y evaluar comportamientos y acontecimientos, mas nunca conviene deslizarse, irreflexiva y acríticamente por la senda que nos ha sido impuesta. No hay que admitir ni dar carta de naturaleza a las injusticias. La solidaridad curte y saca lo mejor que llevamos dentro.

El propio Saramago nos ha legado un comentario, interesante y valioso acerca de cómo nació y cómo fue cobrando forma El viaje del Elefante. Nos hace participes de que mientras cenaba en un restaurante de Salzburgo, curiosamente llamado El Elefante, observó un friso en el que podía contemplarse un largo trayecto desde Lisboa hasta Viena. Es un hecho histórico probado el regalo que Juan III de Portugal hizo a Maximiliano.

A partir de un hecho tomado de la realidad, quizás fortuito, quizás fruto de la casualidad, la imaginación creativa se pone en marcha y empieza a concebir el ‘modus operandi’ que concluirá años más tarde, con la novela. El viaje del Elefante,  no es un relato en modo alguno menor, por el contrario, es una excelente herramienta para hacer participes a los lectores de aspectos de su mundo interior.

Como siempre o casi siempre, Saramago no escribe para divertir. Esta novela, cuento largo o como quiera denominársele, se le presenta como una ocasión pintiparada para reflexionar sobre la condición humana, dotando al viaje del elefante de una estructura sumergida o semioculta de carácter humanista. Permite además, establecer una comparación con algunos aspectos geopolíticos de este presente azaroso que estamos viviendo. Tenga en cuenta el lector avisado que no se habla solo de personas sino también, de instituciones.

Una vez más, critica abiertamente a la iglesia. Propongo al lector o lectora que valoren las páginas del ‘milagro’ o del ‘exorcismo’, son sin duda, un magnifico ejercicio de agudeza y arte de ingenio.

En El viaje del Elefante hay humor e ironía. Saramago se muestra partidario –y esta no es mi opinión, sino su confesión propia- de una especie de ‘compasión solidaria’ que ya había preconizado en otras obras.

Es casi imposible que escape al lector inteligente, un comentario malicioso más certero, sobre lo ‘caro que nos sale al común de los mortales algunos caprichos reales’.

Como ha realizado en otras ocasiones Saramago –y esto coincide con la opinión de Pilar del Río-  entrelaza personajes históricos con otros ficticios. La combinación es una vez más, oportuna, atractiva y amena. Acaba pesando más lo ficticio, mientras lo histórico, se reduce a una especie de telón de fondo, ilustrativo, eso sí.

El viaje del Elefante, es una pieza más del mosaico y contiene, como he venido exponiendo, algunos elementos que la convierten en una novela extremadamente original y, por tanto, digna de figurar en una visión de conjunto.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación