noviembre 2020 - IV Año

TRIBUNA

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

L. Gómez Llorente y P. Castellano

Hoy, 16 de noviembre, hace cuarenta años, que inició su andadura Izquierda Socialista. Es lógico sentir una cierta nostalgia. La historia de la Corriente, con sus aciertos y errores, está vinculada a los anhelos de cambio y a la constante exigencia de una mayor democracia interna en el seno del PSOE.

Se ha  producido, desde hace bastante tiempo, en la sociedad española lo que podríamos denominar una cierta hibernación de la memoria. La Corriente de opinión Izquierda Socialista fue más  allá de simples tacticismos y estaba alentada por unos valores éticos y unos principios políticos nítidamente democráticos  de carácter transformador.

Los partidos políticos articulan la democracia y son instrumentos para vehicular las inquietudes y los anhelos de los ciudadanos. Sin partidos políticos no hay democracia pero, no es menos cierto, que hay que llevar la democracia al seno de los partidos. Este ha sido y aún sigue siendo, uno de los objetivos pendientes en muchos lugares de esta Europa que atraviesa una etapa de desafección hacia la política, entre otras razones, por la poca confianza que despierta en los ciudadanos.

Izquierda Socialista nació tras el XXVIII Congreso de PSOE. No está, en absoluto de más, rememorar en estos momentos, lo que impulsó y puso en marcha esta Corriente crítica de opinión, así como hacer un balance de sus aciertos y logros.

El XXVIII Congreso es conocido como el del debate en torno al marxismo. Este debate, que en buena medida fue nominalista, en realidad supuso una cortina de humo que encubrió algo de mucho más calado: una profunda modificación del modelo de Partido, que dio lugar a un funcionamiento rígido de “arriba a abajo”  y a un híper-liderazgo. En cierto modo, se trató de una refundación.

En la historia de Izquierda Socialista, tanto como ideólogo e inspirador como referente moral, juega un papel destacado Luis Gómez Llorente.  Quienes habíamos tenido la oportunidad de conocerlo con anterioridad, tanto en el Partido como en FETE-UGT, confiábamos en sus conocimientos, en su reciedumbre moral y en los valores cívicos que preconizaba. Muchos de nosotros habíamos leído su libro sobre Rosa Luxemburg, aparecido en la editorial Cuadernos para el Diálogo, su Historia del Partido hasta 1921, así como algunos de sus lúcidos ensayos estratégicos de carácter político y sindical.

Creía como pocos en el valor de la democracia interna o en la democracia interna como valor, en el poder de la palabra, en el debate y en una formación sólida, política y sindical. Tenía una formación marxista que no dudo en calificar de heterodoxa y que estaba impregnada de la tradición transformadora del socialismo democrático clásico.

Por eso, sin abandonar nunca la prudencia que le caracterizaba y un gradualismo coherente, consideraba que  había llegado el momento de organizarse internamente, para corregir por métodos democráticos, lo que podríamos denominar  “abusos de poder” como por ejemplo, que una sola tarjeta, levantada en un Congreso, representaba el voto de todos los delegados de Andalucía o Madrid, donde militábamos nosotros.

Había que reaccionar y lo hicimos. Teníamos convicciones como que había que luchar porque cada delegado manifestara libremente su voto. Hubo que soportar, descalificaciones e incomprensiones… pero al final, se consiguió aquello por lo que batallamos sin descanso, durante varios años.

El documento fundacional de IS expone, con claridad, los objetivos y estrategias de la Corriente. El principal de ellos, fue sin duda, influir con nuestra praxis sobre el Partido, para evitar una derechización que echara por tierra concepciones que habían demostrado su eficacia y su arraigo en la historia centenaria del Partido.

El planteamiento de IS era ideológico y se articulaba en torno a unos principios que considerábamos imprescindibles y prioritarios. El concepto de “partido de clase”, quizás mereciera la pena repensarlo. La sociedad española estaba sufriendo cambios económicos y sociales significativos, pero eso no podía significar, sin más, sustituirlo, por un “modelo interclasista”. Lo que venía a suponer, de paso, el abandono de algunas de nuestras más preciadas señas de identidad.

Por otro lado, entró en crisis la teoría de las dos ruedas, lo que suponía la quiebra del modelo de relaciones con UGT que había estado vigente desde que lo conceptualizó Pablo Iglesias Posse.

Prescindir de él trajo como consecuencia no sólo la pérdida de algunas bases de apoyo social… sino lo que es más grave, nos alejó de las expectativas y los planteamientos laborales de UGT.

La ruptura con el sindicado hermano, liderado en aquellos momentos por Nicolás Redondo, fue traumática. Desde Izquierda Socialista, defendimos que “ese” divorcio, era intrínsecamente negativo y que tendría consecuencias dolorosas para el proyecto socialista. Por tanto, creíamos y seguimos creyendo, en un entendimiento entre PSOE y los sindicatos de clase, para favorecer las expectativas y los intereses de los trabajadores y de los segmentos sociales más vulnerables y desprotegidos.

Tantos años de lucha no fueron estériles. Entre otras cosas, queda el recuerdo de una labor de equipo que en las sucesivas etapas de la Corriente fue el referente de las reivindicaciones que proponíamos. No es posible enumerar a todos los compañeros que asumieron la portavocía o tareas de coordinación, más quisiera mencionar junto a Gómez Llorente, a Pablo Castellano, Carlos López Riaño, Vicens Garcés, Antonio García Santesmases,  Manuel de la Rocha o José Antonio Pérez Tapias…

Preparábamos minuciosamente, cada paso que íbamos dando. Tengo muy presente en la memoria, sin ir más lejos, las Jornadas de Hervás, que más tarde dieron lugar a una publicación que dejara constancia de las posiciones políticas que planteábamos.

Era importante hacer “pedagogía social”, demostrar que tal y como había sucedido históricamente, el Partido contaba con un “ala izquierda” que quería estar presente en los órganos deliberativos, así como atraer a los sectores sociales, que veían reflejadas en nosotros, las aspiraciones de cambio con las que se sentían identificados y que si no hubiera existido la Corriente, probablemente se hubieran abstenido en algunas elecciones.

Izquierda Socialista fue siempre una corriente seria y rigurosa en sus planteamientos. Procuraba hacer, en la medida de sus posibilidades, pedagogía social. Nos oponíamos tanto a las improvisaciones, que no suelen llevar a ningún lado, como a un cortoplacismo un tanto oportunista… que ponía de manifiesto las deficiencias de un horizonte estratégico errático.

Veíamos con buenos ojos acuerdos adoptados durante la Transición, que eran necesarios para consolidar la democracia. Echábamos, no obstante de menos, en determinadas cuestiones una mayor contundencia a la hora de romper con el pasado… para poder configurar un futuro diferente. La memoria histórica, tal vez haya sido y siga siendo, uno de los más emblemáticos.

A la hora de recordar la historia y las posiciones defendidas por  la Corriente, es indispensable hacer hincapié en el significado del No a la OTAN. El cambio de posición de la dirección del Partido, desconcertó a muchos electores. Nosotros defendimos la neutralidad como el mejor camino para evitar las consecuencias de la tensión entre los bloques, contribuyendo así a la distensión.

Algunos considerábamos que renovar el pacto expreso entre electores y elegidos, cada cierto tiempo, era básico para mantener la confianza en nuestros votantes, en nuestro bloque social de apoyo. Es incuestionable la diversidad de intereses entre distintas generaciones. No podemos, por consiguiente, convertir a los más jóvenes en rehenes de unas decisiones tomadas con antelación. Así esa delegación de confianza debía ser renovada, periódicamente,  para dar frescura y dinamismo al proyecto.

En nuestra concepción de la democracia el voto de la mayoría permite legitimar la  toma de decisiones, más al mismo tiempo, esas decisiones no pueden suponer una Imposición sobre los derechos de las minorías.

Creíamos que el correcto funcionamiento de un sistema democrático no se agota en modo alguno con medidas políticas sino que es necesario profundizar en aspectos básicos de una democracia económica y cultural.

Pensamos y seguimos pensando que un partido tiene que estar muy atento a los deseos de cambio de los ciudadanos  para vehicularlos.

Éramos partidarios de una democracia inclusiva donde tengan cabida las exigencias morales y el reconocimiento de derechos de colectivos que necesitan atención y protección por parte de los poderes públicos, para lograr mayores cotas de igualdad social.

Una democracia debe alentar y proteger valores, y proponerse reducir las deficiencias democráticas. Defendíamos una educación y una sanidad pública así como una protección social de los más desfavorecidos.

Luis Gómez Llorente, tenía unas firmes convicciones laicistas. Su magisterio logró que también nosotros la convirtiéramos en una seña de identidad de la Corriente y que en todo momento procuráramos vencer resistencias, denunciar privilegios confesionales y dar pasos hacia un modelo de Estado que garantice y sancione, desde el respeto, más temprano que tarde, la separación entre las confesiones religiosas y el Estado.

Los aspectos antes señalados son solamente “jalones significativos” de la historia de Izquierda Socialista. Cuando se cumplen cuarenta años de su creación y puesta en marcha, es obligado poner de manifiesto que no puede entenderse cabalmente la trayectoria del Partido Socialista, sin tener en cuenta la tensión dialéctica que en su interior llevó a cabo la Corriente, tanto para evitar la derechización como para promover la democracia interna, dotar al militante de derechos y conectar con los sectores electorales coincidentes con nuestra hoja de ruta.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette