agosto 2022 - VI Año

ENSAYO

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Markus Gabriel, en su obra Ética para tiempos oscuros (2021), en la que intenta fundamentar una ética para nuestro tiempo, ha expresado que la reciente pandemia ha significado la quiebra final de la modernidad, consumida por sus ambigüedades en su propio desarrollo. Se presentó ante el mundo como portadora de grandes promesas. La más atractiva, sin duda, fue la de lograr una vida mejor (¿felicidad?). Es decir, la de alcanzar el bienestar y la plenitud espiritual más generales. Una promesa poco realista, algo vaga y seguramente excesiva, en la que las ambigüedades de la Ilustración se tornarían, en su desenvolvimiento, contrasentidos y contradicciones irresolubles.

La disparidad de concepciones entre los ilustrados acerca de algunas nociones fundamentales de la modernidad, como la libertad, la igualdad y la felicidad, terminarían por alcanzar el nivel del disparate al pasar de la teoría a la práctica. Unas disparidades que, a veces, se convirtieron en contraposiciones y contradicciones, que también han contribuido al desfondamiento final de la modernidad. En eso se fundamente la propuesta de Markus Gabriel de abordar una “Nueva Ilustración” (ver Markus Gabriel y la Nueva Ilustración), tal y como lo ha planteado en esa misma obra.

No se debe olvidar que la modernidad significó para el mundo alcanzar grandes logros, como la globalización del comercio y las relaciones, y produjo en el conjunto del planeta grandes avances sociales, económicos y políticos. Hasta determinó un progreso moral, como lo ha sido la extensión de los Derechos Humanos, aunque nunca hayan llegado a su disfrute más de un exiguo tercio de la humanidad. Pese a esos logros, parece que la modernidad se ha derrumbado. Las pruebas de ese desplome se aprecian por doquier actualmente. Quizá esto se haya debido también a que los ideales filosóficos y políticos de la Ilustración nunca fueron unívocos, y de ahí sus ambigüedades y su quiebra final.

Así, por ejemplo, en la Ilustración británica y norteamericana, la idea de libertad no tenía gran cosa que ver con las ideas de “liberación” o de “emancipación” sustentadas por los philosophes franceses. Como tampoco tenían parecido alguno entre sí la idea de igualdad legal propia de la Ilustración anglosajona, con la idea igualitaria de El Discurso sobre la Desigualdad de los Hombres y El contrato Social de Rousseau, o de las primeras formulaciones del comunismo ateo de Morelly (1717-1782) y Mably (1709-1785) y otros philosophes franceses.

Mas los azares de la historia determinaron que no fuese en Europa donde encontrase su primera plasmación político-institucional la modernidad. Fueron los rebeldes de las Colonias Británicas de Norteamérica quienes la consagraron en el sistema republicano creado a partir de 1776, en USA. La Revolución Americana de 1776 inició un ciclo revolucionario que ocuparía a Europa y América hasta finales del siglo XVIII, y que se prolongaría durante los dos siglos siguientes, el XIX y el XX. El éxito de la Revolución Americana en instaurar la libertad y la igualdad, prestigió las revoluciones e inspiró las que se sucedieron en los dos siglos siguientes, incluida la francesa.

Toma de la Bastilla

Y, sin embargo, habitualmente se da como si fuera una evidencia esa frase hecha, casi una consigna, que declara con impostada solemnidad que “la Revolución francesa abrió al mundo los caminos de la libertad”. Y no fue así. Bien mirado, fue justo lo contrario. La francesa no fue, ni la primera, ni la gran revolución moderna y, además, la revolución francesa tampoco tuvo éxito. La Revolución francesa permite seguir con detalle cómo una rebelión iniciada por la libertad, la igualdad y la fraternidad, terminó convertida en un modelo de tiranía, discriminación y fratricidio. Sus protagonistas, casi todos con trágico destino, no buscaron ni alcanzaron la libertad, sino que inauguraron el primer experimento totalitario moderno… ¡en nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad!

El francés Condorcet (1743-1794), muerto bajo el terror jacobino, expuso en forma resumida lo que todo el mundo ya sabía entonces: “La palabra ‘revolucionario’ solo puede aplicarse a las revoluciones por la libertad”. Hannah Arendt (1906-1975), en On Revolution (1963), clasificó las revoluciones políticas modernas dividiéndolas en dos tipologías básicas: las que derivaron en tiranías y las que instauraron regímenes basados en la libertad individual y la igualdad ante la ley. Para Arendt, el primero de estos dos tipos fue el característico de las revoluciones europeas continentales, como la pretendidamente “paradigmática” Revolución francesa. El segundo tipo corresponde a la Revolución Americana.

En Europa, las revoluciones políticas recurrieron con frecuencia a movilizar masas hambrientas y multitudes miserables, anónimas y desposeídas, con la promesa de expropiar a los ricos y repartir sus bienes. Las dirigieron líderes oportunistas y carismáticos, procedentes de los grupos privilegiados, pero que hablaban “en nombre de los pobres”, pese a que estos nunca les autorizaron a hacerlo. Cuando triunfaron, conformaron nuevos grupos privilegiados que se repartieron todo el poder y la riqueza, dejando a las masas desposeídas algunas migajas, a veces, y la teoría consoladora, aunque falsa, de que el pueblo había conquistado el poder. Nada fue así en la revolución americana.

Tocqueville (1805-1859), en el curso de su viaje a Estados Unidos, en 1831, observó con auténtica sorpresa que la igualdad y la libertad que había en Norteamérica, no tenían nada que ver con las que impusieron los revolucionarios jacobinos franceses en su dictadura. Especial sorpresa le causó que la igualdad, en América, fuese igualdad de derechos y de oportunidades, y no la uniformidad jacobina, que llegaba a regular hasta la indumentaria y el lenguaje. La igualdad jacobina era como la equidad matemática, y significaba la completa identidad de pensamiento y acciones de los individuos, con duros castigos para quien disintiera o flaquease.

A diferencia de las sombrías ensoñaciones igualitarias jacobinas, la igualdad en América era igualdad legal y de condiciones iniciales, de oportunidades. Y la libertad era poder participar en el gobierno de la república y emprender cada uno su propio proyecto de felicidad. Por eso en América se había establecido un gobierno limitado, con una administración pequeña y muy tenue, con radical separación de poderes. Por el contrario, la Francia revolucionaria creó un enorme aparato estatal, militar y administrativo, con todos los poderes concentrados en el gobierno.

Para los revolucionarios franceses, como Robespierre (1758-1794), el poder absoluto tampoco era en sí mismo indeseable, sino perfectamente aceptable si lo guiaba el “bien público”. Un concepto éste de “bien público”, análogo a la “voluntad general” de Rousseau. Son conceptos indeterminados, dependientes solo del convencimiento personal de cada uno. El mismo Robespierre definió su gobierno como el “despotismo de la libertad”, sin temor de ser acusado de incurrir en contradicción o paradoja. Y así, para los jacobinos, el golpe de estado y la violación de leyes y derechos solo fueron técnicas para, mediante sucesivas depuraciones, culminar en la máxima concentración de poder ensayada hasta entonces: el Comité de Salvación Pública jacobino (Comité de Salut Public), entre 1793 y 1794, ¡para defender la libertad y el “bien público”!

Revolución Americana por la Independencia de los EE.UU

La dictadura jacobina quedó encubierta bajo la apariencia de una “dictadura parlamentaria”, la dictadura de la Convención. Tampoco fue la primera vez que se establecía una dictadura desde un parlamento. Ya lo había hecho en Inglaterra Cromwell (1599-1658), quien organizó su dictadura personal, desde 1649 a 1658, camuflándola de “Gobierno del Parlamento”, pero con poderes absolutos. Como se preguntó el americano Jefferson (1743-1826), ¿qué es preferible, tener un tirano a tres mil millas o tener tres mil tiranos a una milla?

No fueron similares los modos revolucionarios desarrollados en Francia y en los Estados Unidos y tampoco los objetivos fueron iguales. En los Estados Unidos no se produjeron los espasmos sangrientos del Terror jacobino. Por el contrario, la dictadura continuó en Francia bajo el Directorio, el Consulado y el Imperio bonapartista. En la Francia jacobina, hasta la felicidad se impuso por decreto, y quien no fuese feliz podía acabar ejecutado. Por el contrario, en América, se estableció el derecho de cada uno a escoger, por sí mismo el camino de su propia felicidad. La diferencia no es de matiz, sino de categoría.

A diferencia de Francia, en América los revolucionarios plasmaron las conquistas liberales de la Ilustración en un sistema político viable. Sus bases fueron la igualdad jurídica de los ciudadanos y el sufragio universal. Allí, una vez emancipados sus ciudadanos del absolutismo, el orden y una justicia independiente siguieron determinando los avances del progreso. Todo esto se incorporaba a una esfera civil y ciudadana autónoma del poder político que, mediante la creación de un sistema completo de libertades, superaba los debates sobre formas místicas y prosaicas de comunidad política, tan típicas entre los revolucionarios franceses.

En Francia, a diferencia de América, la dictadura jacobina restableció el deber de la unanimidad sin margen para la disidencia, apelando a la “igualdad”. Entre aclamaciones continuas de Liberté y Egalité, todo se deslizaba hacia lo obligatorio. Por ejemplo, la camaradería, que empezó anteponiendo a cada nombre un “ciudadano/a”, terminó convertida en la prohibición de llamar señor o señora a otras personas, con sanciones para los infractores. En la Francia revolucionaria, el “reglamentismo” más exhaustivo se enseñoreó de conductas y opiniones, sin resquicio para la existencia de esferas civiles autónomas e independientes del poder político.

La Revolución francesa, en fin, y pese a la abundante mitología en la que se la ha envuelto, no fue una revolución por la libertad. A cambio, sí que ha sido una de las más dramáticas y, quizá, una de las más publicitadas. Sus terribles perfiles, las trágicas alternativas de su desarrollo y la muerte sangrienta de casi todos sus protagonistas, siguen impresionando muy profundamente. Fue una tragedia que conmociona todavía a quienes la contemplan. Por eso, proponerla como modelo arquetípico de revolución liberal significa adentrarse en el absurdo.

La francesa no fue la primera revolución de los tiempos modernos. Y resultó fallida, sin que esto constituya más que una objetivación, por desmitificadora que resulte. En efecto, la Gran Revolución de 1789 consistió en cambiar el débil despotismo de Luis XVI por la dictadura imperial de Napoleón, que terminó con la Revolución. Luego, las Guerras Napoleónicas arrasaron el Antiguo Régimen en Europa, creando un nuevo orden que sobrevivió hasta la Primera Guerra Mundial. En ese camino, desde el despotismo de Luis XVI al de Bonaparte, Francia atravesó el pantano sangriento de la dictadura jacobina y la corrupción del Directorio y el Consulado para caer de nuevo en un despotismo atenuado, con Luis XVIII, en 1814-15, tras el fin de Napoleón.

Redacción Declaración de Independencia de los EE.UU

Más que un paso adelante de la libertad, la Revolución Francesa constituyó un retroceso del que Francia tardó largos años en recuperarse. El camino que se quiso emprender en 1789, se frustró en 1792, y no se pudo retomar hasta más de 40 años después. Como es sabido, no sería hasta la Revolución de julio de 1830, cuando se pudo instaurar en Francia un primer régimen de gobierno parlamentario. Un parlamentarismo bastante mediatizado, inspirado en Inglaterra y no en los Estados Unidos de América.

Los revolucionarios franceses no se plantearon como objetivo la libertad y la democracia. La principal finalidad de la revolución, para sus líderes, fue limitar el despotismo de los reyes. Su objetivo era arrebatar al monarca absoluto la competencia legislativa, limitando así su despotismo absoluto. Pero nadie propuso establecer seriamente una libertad de la que prácticamente todos recelaban. No fue sólo la fatalidad lo que les hizo caer finalmente en la dictadura de la Convención, dirigida por los jacobinos, pero continuada en el Directorio y el Consulado, y no concluida hasta la caída de Napoleón y su Imperio (1815).

Por el contrario, la Revolución Americana (1776) sí que alcanzó el éxito. Y ciertamente lo tuvo, pues estableció un sistema de libertad bien asentado. Y también creó la primera democracia moderna, fundando un régimen de libertad que aún pervive. Y es que la revolución americana fue ajena a los espasmos revolucionarios de Francia y supo eludir el principal escollo en el que quedó varada la Revolución Inglesa (1640) y en el que se hundió la Revolución Francesa: el despotismo parlamentario. Como antes se dijo, fue el norteamericano Jefferson quien formuló la célebre pregunta de qué era menos perjudicial y dañoso para la libertad, si un tirano a tres mil millas o tres mil tiranos a una milla.

Sin embargo, en España, y en general en Europa, se ha pretendido dar una relevancia fundacional a la Revolución Francesa que no posee y que sólo ha servido para crear distorsiones en la comprensión de la libertad y de la democracia. Quizá lo más grave haya sido considerar al parlamentarismo como modo ideal de la democracia y de la libertad política, de un lado, y la creación de estados cada vez más grandes y con mayor poder de intervención en la sociedad del otro. El parlamentarismo ha consagrado formas de democracia limitada, pues restringe la separación de poderes, al unificar el legislativo con el ejecutivo, normalmente bajo la supremacía de éste último.

El desarrollo de la modernidad tampoco ha facilitado mucho el desarrollo de la libertad. La monarquía absoluta ya había eliminado el poder de los cuerpos sociales intermedios, así como de nobleza y el del clero, junto con la autonomía de las comunidades. Y luego, el siglo XX conoció ese fruto perverso de la modernidad que fueron los totalitarismos (socialismo soviético y nacional-socialismo). Y es que la Revolución francesa no destruyó los modos y la naturaleza del poder despótico, ni lo pretendió: se limitó a cambiarlos de manos para así poder mantenerlos. En los siglos XIX y XX, la libertad pareció afianzarse, pero aumentaron los riesgos y amenazas al desarrollarse los cada vez más grandes nuevos estados totales, los Estados de Bienestar de pretensiones absolutas, propios de nuestro tiempo.

Europa ha quedado así doblemente prisionera tras los procesos revolucionarios vividos en los siglos XIX y XX. Prisionera del secuestro intelectual de atribuir a la Revolución francesa efectos fundantes de la libertad que nunca tuvo; y, a la vez, prisionera del secuestro material padecido a manos de un parlamentarismo, frecuentemente extremado, que niega la separación de poderes, elude la representación de los ciudadanos en el Estado, y dificulta, limita o impide la libertad. Mientras el tamaño de los estados y sus poderes de intervención no han dejado de crecer. En este punto, desde luego, la modernidad ha sido también víctima de las ambigüedades de esa vieja Ilustración que Markus Gabriel llama a reconstruir con su propuesta de Nueva Ilustración.

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”