abril 2021 - V Año

ENSAYO

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Jürgen Habermas-John Rawls-Ferdinand Tönnies. Neokantianismo-contractualismo- comunitarismo, notas para un debate ético y político en un aniversario.

RawlsHabermas y Rawls parten de un punto en común: La emancipación, autonomía e impulso de autorrealización que estableció la Ilustración. En ambos reside el intento de conseguir la reconciliación de lo diverso a través del uso público de la razón. Entre Habermas y Rawls, las diferencias son de punto de partida:

Habermas parte de una posición comprensiva de la variedad, y busca, en la acción comunicativa, una situación comprensiva ideal que requiere que cada parte ejerza su dignidad y su interés de manera colaborativa, y por lo tanto mediante el ejercicio de una madurez ontológica responsable, extensiva hacia el otro, donde hasta las creencias sean razonables y contributivas. Queda claro que semejante estado de madurez viene a ser una propuesta de objetivos, porque no todos los seres, sistemas, pueblos y culturas lo han alcanzado todavía.

Rawls parte de una posición liberal. Plantea una ética procedimental de la convivencia política que procure la libertad razonable y la justicia legítima como equidad, donde cada parte tenga lo que le corresponde, nacida de un consenso social razonable en una sociedad libre en marcha. Podemos entender el liberalismo como posibilidad de libre actuación de las diferencias sociales, en esa estructuración de la sociedad de los que son distintos en papeles y estatus, pero ejercida legítimamente conforme a las leyes y a la idea de equidad: a cada uno lo suyo. Quizás la dificultad estribe en qué sea lo que cada parte considera como suyo si no le limita la ley y el buen gobierno. A fin de organizar la convivencia desde la perspectiva de una filosofía política y moral, propone la práctica de la ética de los procedimientos que organicen y vinculen, de naturaleza burocrática y jurídica, para el ejercicio de la justicia hecha legítima por el consentimiento social razonable que tiene en la equidad la sustancia. Se trata de un tipo de justicia social, de carácter ortopédico y mecanicista, formulada en leyes y en usos sociales, que tiene por objeto colocar a cada uno en lo que le es propio. Tengo que mencionar aquí el trabajo de Habermas ‘En la espiral de la tecnocracia’, ámbito de poder de las élites dominantes.

rawlslibroPor lo tanto, mientras Habermas pone al ser humano, su naturaleza socialmente racional, en el centro de la ética civil, practicante de la ética racional comunicativa, con la que Adela Cortina vincula la responsabilidad solidaria (Cf. ‘Razón comunicativa y responsabilidad solidaria’), Rawls, desde su militancia liberal, consistente en dejar libres las fuerzas que componen una sociedad, se limita a proponer una ética procedimental que regule, también mediante leyes comúnmente aceptadas, las relaciones entre las partes, las actitudes subjetivas y los intereses objetivos, la ciudadanía moral y su representación conformadas espontáneamente desde una posición original: ¿Cuál es?

De un lado, la libertad de las propiedades neutrales, que entraña expansión libre y autolimitación natural de las partes, y el respeto a las diferencias morales del entendimiento del bien por las partes.

Del otro lado: las restricciones impuestas por la situación, moralmente cargadas de contenido.

En su centro, como fiel de la balanza: La imparcialidad; la plena autonomía ciudadana, con arreglo a leyes, en una sociedad bien ordenada; el principio de representación; y la implantación de instituciones representativas.

Rawls, en su libro ‘El liberalismo político’, publicado en 1993 (había nacido el 21 de febrero de 1921 en Baltimore. Muere el 24 de noviembre de 2002), plantea tres conceptos: una sociedad bien ordenada, el concepto político de la persona, y la idea de justicia como imparcialidad y es su libro ‘Teoría de la justicia’, publicado en inglés en 1971, y revisado en 1975 y 1999, engarza los conceptos de persona y sociedad, en su significación normativa, para formar el de una convivencia justa, y dice: ‘La naturaleza social del ser humano se muestra inmejorablemente en el contraste con la sociedad privada. Los seres humanos tienen unas metas últimas comunes y contemplan sus instituciones comunes y sus actividades como buenas en sí mismas. Se necesitan unos a otros como socios en las formas de vida que son, necesariamente, complementos del bienestar propio’.

Sin embargo, el comportamiento social del hombre también puede ser la de la manada de lobos, y las instituciones pueden estar en manos de poderes no practicantes de la justicia. Nos necesitamos unos a otros, pero para algunos, esos otros son sólo instrumentos y medios para su fin. Menos mal que Rawls acepta los imperativos categóricos como procedimientos para la fundamentación de los juicios morales donde se refleje el sano sentido común de los seres humanos.

toniesEn su libro ‘El derecho de gentes’ (1999 en inglés, 2001 en mi edición), hace suya la intención de Rousseau: ‘Quiero averiguar si en el orden civil puede haber alguna regla de administración legítima y segura que tome a los hombres tal como son y a las leyes tal como pueden ser: trataré de unir siempre en esta indagación lo que el derecho permite con lo que el interés prescribe, a fin de que la justicia y la utilidad no se hallen separadas’. Así habla de pueblos racionalmente justos, apoyados en leyes de la naturaleza que permitan una razonable estabilidad, y de normas constitucionales y civiles en una sociedad democrática razonablemente justa y bien ordenada’. Una ‘situación política y social que contenga una concepción política de la justicia, utópica, que emplee ideales, principios y conceptos políticos y morales que especifiquen una sociedad razonable y justa’.

A mi juicio, Rawls nos sitúa ante una aporía: Por un lado, la construcción de sociedades de diseño, tanto las de carácter democrático como las de pueblos razonablemente justos aunque no democráticos. Por el otro: el patrocinio del liberalismo social que desata las energías de esas sociedades sin otro cinturón de control que el de las leyes. El artificio y el dinamismo están confrontados.

Qué duda cabe que la razón, emancipada desde la Ilustración, es autora del sistema político democrático, de la ética civil que lo configura idealmente, y del progreso sucesivo que produce en todos los ámbitos de actividad. Queda por ver si la razón puede enfermar y servir parcialmente a los intereses particulares que descansan en su fuerza coactiva, y coartan la plena autonomía ciudadana, ordenándola según su concepto de bien común reducido al consumo de bienes en propiedad, intoxicándola con restricciones a la inteligencia y apropiándose del principio de representación. En determinados casos, la decisión racional de las partes, bajo el principio igualitario que hace derivar la justicia del interés ilustrado, queda evidentemente vulnerado.

Por eso, Habermas formula tres preguntas al punto de partida de Rawls: ¿Pueden las partes en concurso representar los intereses preferentes sobre la base de un egoísmo racional? ¿Se pueden asimilar los derechos básicos a bienes básicos? ¿Garantiza el velo de la ignorancia la imparcialidad del juicio?

Convengamos que el egoísmo sabe hacerse racional para justificar la apropiación, y más si cuenta con los recursos del poder, y con ello practicar la injusticia y la inmoralidad.

Convengamos que los bienes básicos son derechos prioritarios, pero pueden ser usados para enceguecer al ser humano, como nos recordaba Marcuse, por suministro o restricción, con respecto al bien común.

Convengamos en la capacidad que el sistema tiene para crear un velo de ignorancia que produzca incapacidad objetiva de juicio.

tonieslibroLa idea de Rawls de que el punto de vita moral se puede ‘operacionalizar’, dice Habermas, ‘tiene consecuencias desafortunadas’. Yo diría que inmorales e injustas. La emancipación de la razón, que diera a luz la Ilustración, recae en incapacidad consentida si el ser humano, cegado por el sistema, pierde el sentido ético y moral. Hobbes ha vencido. El hombre es lobo para el hombre. El Leviatán y Behemot campan a sus anchas. Esconde al dóberman tras la máscara del perrito amaestrado.

Llama la atención la relación que establece Rawls entre persona y comunidad, cuestión que nos sirve para la referencia a Tönnies: ‘No entienden que una persona desprendida de la comunidad ya no es persona y que una comunidad verdadera no absorbe al individuo sino que sólo ella hace posible su personalidad […] la reconciliación de la persona y la comunidad puede entenderse mediante el análisis de los conceptos mismos. Se condicionan mutuamente. El uno no puede vivir sin el otro’

Les invito a un recuerdo de Ferdinand Tönnies (1835-1936) en su obra ‘Sociedad y Comunidad’, ya tratado en este medio por quien esto escribe:

Comunidad, dice, es la vida auténtica en común; es un organismo vivo con una relación duradera entre los seres que la componen, donde se practica el apoyo mutuo y la libertad subjetiva y objetiva; es una voluntad de esencialidad que cultiva el afecto, la amistad, el amor, la comprensión, la gratitud y la fidelidad.

Sociedad es una vida en común de carácter funcional, tangencial, pasajera y aparente; un agregado, un artefacto mecánico, un mecanismo artificial de diseño donde las actitudes se sacrifican a los intereses; lo permanente a lo circunstancial y modular; donde las relaciones son pragmáticas, tangenciales y funcionales; el todo amontona y encauza las partes sin unirlas, y el ejercicio de la libertad está tasado en lo público, y permitido e invadido en lo privado por una civilización del espectáculo y de la reposición. El individuo, más que persona, está centrado en la razón funcional, no crítica, y mantenido por el egoísmo y la ambición.

En Tönnies advertimos una resonancia de Aristóteles y su ‘koinonía politiké’, cuya ‘koiné’, lo común, nunca podría ser el resultado de un contrato porque el todo, de donde los griegos tomaban modelo, supera a las partes. También resuena Hegel (1770-1831), y su ‘dialéctica de la eticidad’ entre familia, caracterizada por las relaciones primarias, y sociedad, caracterizada por las relaciones funcionales. Tönnies es un crítico social que admira a Carlos Marx. No en balde escribió un libro sobre su vida y doctrina. Como crítico social tiene coincidencias de tono con Nietzsche. En palabras de del Profesor Villacañas: ‘Tönnies y Nietzsche coinciden en el diagnóstico de la decadencia de la sociedad burguesa. Es el mismo Tönnies quien, en su ‘Sociología General’ distingue entre la ‘voluntad esencial’ y ‘voluntad de arbitrio’. La primera pretende construir la propia identidad. La segunda da cuenta de que lo que somos, lo somos en la concurrencia de distintas voluntades.

Mi conclusión: Personalismo ilustrado, de corte neokantiano, contractualismo y comunitarismo, no son planteamientos excluyentes, sino complementarios. El reto, personal, social y político, es reconstruir el sujeto ético, y con él construir sociedades contractuales y democracias decentes, donde la persona ilustrada sea parte contribuyente y las comunidades de sentido puedan hacer su aporte.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”