abril 2021 - V Año

ENSAYO

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Hay profesores que en los grandes procesos de cambio social convirtieron la pedagogía en política, transformándose en líderes sociales, algunos son poco conocidos, José Ballester Gozalvo es uno de ellos.

Nacido en 1893 en el Cabañal, un pueblecito de pescadores dentro de los denominados poblados marítimos, hoy convertidos en un barrio de Valencia, dentro de una conocida familia de maestros. Estudia magisterio en la misma ciudad, ampliando estudios en la Escuela Superior de Magisterio, donde coincide con el alicantino Rodolfo Llopis, relación que será de gran trascendencia en su vida.

Dentro de las curiosidades de esta primera época, resultó ser fundador del Levante FC en 1909 (actualmente UD y que sigue existiendo) con sólo 17 años, lo que da muestras de su incansable labor asociativa, algo que sería una constante en toda su vida. Inició sus estudios en el colegio del barrio dirigido por su padre, que al ser un activo seguidor de la ILE donde entre sus principios estaba fomentar el ejercicio físico como algo esencial en la formación del individuo. Crece también dentro del ambiente del blasquismo valenciano y del periódico “El Pueblo”. Esa pasión social le llevaría a complementar sus estudios de magisterio con los de derecho, que utilizaría posteriormente.

Obtiene con 25 años la plaza de “Pedagogía, historia y rudimentos de derecho” en la Escuela Normal de Soria, implicándose en la vida madrileña al hacerse socio del Ateneo de Madrid en 1918, donde desarrollará una intensa labor en el ámbito de la pedagogía, coincidiendo de nuevo con Llopis y con otros sindicalistas como Manuel Alonso Zapata, viviendo el ambiente cercano a la ILE. Publica en 1919 en la revista la Escuela Moderna “Colaboración del médico y del maestro en la labor educativa: inspección médico-escolar” donde refleja la penosa situación de muchas escuelas castellanas y en el mismo año publica también “Muecas pedagógicas” prologado por Luis de Zulueta.

En noviembre de 1923 obtiene traslado a la Normal de Segovia donde nace su amistad con Antonio Machado y con el círculo que se mueve a su alrededor. En 1924 solicita una beca de la JAE para estudiar la orientación profesional en las escuelas francesas, belgas y suizas, que no puede desarrollar, pero sobre este tema publicará en 1930 “Colaboración de los maestros en la orientación profesional”. En 1926 obtiene un destino en la Normal de Toledo, lo que le permite implicarse en los círculos republicanos de la ciudad dirigidos en ese momento por Félix Urabayen, participa en la Alianza Republicana y participa en la fundación en 1929 del Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) donde destacan Álvaro de Albornoz, Fernando Valera y especialmente Marcelino Domingo, con el que le une la actividad ateneísta y la vocación pedagógica. Publica en 1929 con otros autores una “Historia de la Pedagogía”.

En Toledo, además de su trabajo como profesor de la Normal, desarrolla una intensa labor como abogado laboralista vinculado a la Casa del Pueblo (sede de las sociedades obreras) lo que le da una fuerte proyección social en estos años finales de la Monarquía, manteniendo además su colegiación en Madrid en los siguientes años. Todo ello favorecería su candidatura como concejal en la conjunción republicano-socialista de la ciudad en las elecciones de abril de 1931, como resultado es proclamado alcalde de Toledo tras una victoria aplastante de 15 concejales de la conjunción frente a 10 monárquicos. Poco después, se producirían las elecciones a Cortes constituyentes volviendo a presentarse José Ballester Gozalvo, obteniendo 52.276 votos y la conjunción 8 diputados frente a 2 de Acción Nacional. Su partido el PRRS obtuvo 55 diputados en total en las Cortes. Se convertiría durante este tiempo en colaborador del Ministro de Instrucción Pública Marcelino Domingo y tendría una destacada labor en la Comisión de Instrucción pública de las Cortes. Dimite en septiembre de dicho año 31 como alcalde para centrarse en la actividad parlamentaria.

Respecto a la divulgación pedagógica, una muestra de su defensa ardiente de las tesis del cambio educativo propuestas por el movimiento de la Escuela Nueva, es la publicación en 1930 de una recopilación de sus conferencias titulada “La escuela única” en la revista valenciana “Cuadernos de Cultura” con una portada de Josep Renau. «La escuela única” es la misma denominación de la memoria presentada por la Sección de Pedagogía del Ateneo de Madrid para su discusión durante el curso 1931/32 y presentada por él mismo como su secretario, mientras el Ateneo era presidido por Manuel Azaña.

La Escuela Única era un movimiento pedagógico, cuyo mayor representante en España sería Lorenzo Luzuriaga, que defendía una enseñanza que no dependiese de razones económicas de origen, sociales, religión, raza o ideología política. Estos principios requieren para desarrollarse la gratuidad de la enseñanza en todos sus grados, la supresión de la enseñanza confesional en los centros públicos, la coeducación y favorecer que los alumnos más capaces no estuvieran limitados por su origen socioeconómico, para lo que recibirían en la actividad escolar la ayuda del Estado.

En el ámbito político donde él está se producen sucesivos cambios, en mayo de 1931 hay una escisión en el PRRS de Madrid por las relaciones del gobierno provisional con los lerrouxistas (encabezada por Balbotín, que terminaría siendo diputado en 1934 Sevilla y que se pasaría posteriormente al PCE siendo su primer diputado), otra en mayo de 1932 por la política de orden público (encabezada por Eduardo Ortega y Gasset) y una tercera en junio de 1933 por las relaciones con los socialistas (encabezada por Gordón Ordax). José Ballester Gozalvo coincidió siempre con Domingo y Albornoz con los que fundaría en septiembre de 1933, al producirse la segregación definitiva, el partido republicano radical socialista independiente (PRRSI). Estas sucesivas divisiones entre los republicanos que apoyaban la conjunción republicano socialista, junto con el debate de las constituyentes, fueron reseñadas en 1934 en su libro “El final de las constituyentes: la serpiente y el león”.

Dentro de su actividad política de apoyo a Marcelino Domingo funda y dirige en 1932 el semanario “La lucha” en Toledo, además también desarrollaría su vena periodística al ser corresponsal en Madrid de la Voz Valenciana y sobre teatro en la Semana Gráfica. En junio de 1933 fue elegido miembro de la junta de gobierno del Ateneo de Madrid bajo la presidencia de Miguel de Unamuno.

Tantas divisiones produjeron un desastre para los republicanos de izquierda en el resultado de las elecciones de 1933, a excepción de Cataluña. Izquierda republicana (IR) de Manuel Azaña iría recogiendo posteriormente los restos del republicanismo de izquierda en el que se incluye Ballester Gozalvo, quedando los centristas en Unión Republicana (UR) comandados por Martínez Barrio y Valera. Ballester fue detenido y encarcelado como Azaña durante la revolución de 1934, aunque nada tuvieron que ver. En las elecciones de 1936 no se presenta, pero sería llamado a la gestión por Azaña y Marcelino Domingo a la Dirección General de Enseñanza Primaria con el ministro Francisco Barnés desde mayo hasta septiembre de 1936. A él se debe el nombramiento de Sidonio Pintado como director del Magisterio Español y la decisión de la intervención del periódico por la república ante su apoyo al golpe. Posteriormente el Magisterio Español sería cedido a la FETE durante el período de la guerra civil, ya que Ballester sería sustituido por César García Lombardía (Sec. Gral. de FETE y miembro del PCE) en el ministerio de Jesús Hernández al formarse el gobierno de Largo Caballero.

Obtiene en enero de 1932 la plaza inicialmente de Filosofía y Psicología en la Escuela Normal de Maestras de Madrid, a la que se añadiría en su denominación Pedagogía. Forma parte desde junio de 1931 del patronato de Misiones Pedagógicas como vocal de la comisión central, participando en la misión de diciembre de 1932 en San Martín de Valdeiglesias en Madrid. En 1936 publica “Tres nombres olvidados de la pedagogía española: Baldirí Rexach Carbó, Vicente Blasco García y Eduardo Benot Rodríguez” (Reixach era el introductor en España de la ilustración europea en el siglo XVIII. Vicente Blasco el rector de la Universidad de Valencia que aprobó en 1787 un Plan de Estudios. Benot era un pedagogo vinculado a la enseñanza de las lenguas y que fue ministro en la I República).

Durante la guerra civil participa en la organización de las milicias de Izquierda Republicana y es presidente-comandante del Comité de Milicias Populares de Madrid. En febrero de 1937 es nombrado Fiscal Militar de la Auditoría de Valencia y el 9 de noviembre asesor jurídico de la Comandancia militar de Cataluña, por último sería requerido como asesor jurídico de la Presidencia del Consejo de Ministros, participando en multitud de conferencias en defensa de las medidas de los gobiernos republicanos, como “Disciplina” en la Escuela Popular de Guerra, o haciendo uso de la radio como en radio-telégrafos de Valencia para el sindicato nacional de maestros de la FETE “La Iglesia nuestro mayor enemigo en la guerra” (critica sus privilegios en la educación y en la economía antes del proceso republicano, e insiste en que no deben permitirse interferencias de ninguna confesión religiosa), o en Unión Radio Valencia sobre “La nueva ley electoral en la URSS” siendo ésta publicada posteriormente por la Asociación de Amigos de la Unión Soviética (AUS), organización de la que Ballester es miembro de su segundo Comité Nacional, y que aunque inicialmente era plural, durante la guerra termina siendo muy mediatizada por la maquinaria propagandística del PCE.

Al finalizar la guerra marcha a Francia siendo condenado en ausencia a 30 años de reclusión mayor. En el exilio fue presidente de la Liga de Derechos del Hombre, vocal del Ateneo Iberoamericano en París, miembro importante de la Gran Logia Española y del Grand Oriente de Francia. Trabajó en la Editorial Quillet como Director Científico de las ediciones en Lengua Española. Fue responsable de la Sección de Lengua Española de la Asamblea Nacional Francesa, por su amistad con Edouard Herriot, Primer Ministro y durante largos años Presidente de la Asamblea Nacional. Tradujo al español obras de Pierre Mendes France y de Albert Camus, entre otros, y colaboró con las emisiones de Radio París para España y con la actividad de los gobiernos republicanos en el exilio (Pueden escucharse sus brillantes discursos en el Ateneo Iberoamericano en París en los homenajes a Machado y Lope de Vega en http://devuelvemelavoz.ua.es). Como presidente de la organización en Francia de Izquierda Republicana preside los actos de homenaje a Azaña en 1946 en Montauban y es durante un tiempo subsecretario de Estado en el Gobierno de la República en el exilio.

En 1945 publica un libro homenaje a los exiliados “En el destierro” donde incluye poemas y artículos publicados en diversos medios (existe una edición reciente por la editorial Izmir). En 1947 con motivo del IV centenario de Cervantes realiza una obra recopilatoria, así como dos tomos de una Historia general del Arte publicada en Buenos Aires. Mantiene frecuentes conferencias sobre asuntos españoles en la Sorbona y en el Ateneo Iberoamericano de París, siendo reconocido en el mundo cultural y político francés. Escribió algunas brillantes cartas de protesta como las que hizo a Eisenhower en 1959 antes de su visita oficial a España y a De Gaulle a finales de los sesenta cuando hizo una visita privada a España, recordando el papel de los republicanos españoles en la guerra mundial y frente al fascismo; con anterioridad había utilizado el género epistolar para el debate político como la dirigida a Gil Robles en 1944 cuando comienza a aglutinar a sectores disidentes del franquismo proponiendo una salida monárquica.

Murió en París en 1970 a los 77 años, después de 31 de exilio, permanece enterrado como tantos otros, lejos de su tierra y con la consabida falta de reconocimiento y justicia. Hace pocos años ha empezado a reconocérsele al dar su nombre a un IES situado en el Barrio de Torrefiel en 1992 y al paseo que bordea la playa de la Malvarrosa en 2019.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”