mayo 2022 - VI Año

ENSAYO

Revolución silenciosa

La palabra revolución resulta estruendosa, nos llena la memoria histórica de barricadas, muertos por las aceras, urnas rotas que desparraman los votos recibidos y masas vociferantes con barretina en las cabezas. Esas imágenes son incompatibles con el hombre hedonista y la mujer burguesa de la sociedad de la opulencia que practicamos.

Así pues, quienes pretenden el cambio de la sociedad, porque tienen una idea excelente y mesiánica del bien que nos interesa, aunque lo desconozcamos, han de proceder sigilosamente, sin alharacas, desarrollando lo que Popper llama ingeniería gradual, que oculta el objetivo final y no ceja de tomar decisiones en pos de conseguirlo, paso a paso, con discreción, en el reverso del decreto ley, con la vaselina del bienestar social en el anverso.

Como preámbulo, es necesario garantizar el carácter de masa de la población. Ya Le Bon y Freud consideraban irracional a la masa, una debacle de emociones. Profundizando el concepto de masa, encontramos que la penuria intelectual hace a la masa vulnerable a influencias subconscientes. Si prescindimos del cerebro superior, nos quedan los otros dos: el cerebro medio, la emotividad, y el reptil, los impulso primarios. Estos son el campo de expansión de la masa.

Por tanto, la ingeniería social empieza en la escuela, incrementando el programa de competencias y reduciendo el contingente cognitivo, para garantizar una masa acrítica, que no utilice el cortex o cerebro superior, esté  poco pertrechada de ideas y sea incapaz de defenderse con criterios propios. Así resulta un conglomerado informe, anónimo, despersonalizado, carente de proyecto, que anda a la búsqueda pirandeliana de un autor. Cuanto más  endeble sea la masa intelectualmente, mejor se podrá manipular con la posverdad; es decir, con la mentira y engaños que se le suministrarán después.

En cambio, hay que garantizar que tal masa esté abierta a sus instintos y apetencias, el cerebro reptil, no sólo para que haga tabla rasa de cualquier principio moral, que también, sino para que pueda ser cooptada por las promesas de bienestar de su amado líder y se declare enemiga de todo cuanto amenace su felicidad. La indisciplina frente al mal es una herramienta que se desatará sola, en cuanto la masa identifique quién representa su mal y le indiquen dónde se encuentra.

Este gozne es muy importante en el proceso. Hay que garantizar un talismán maniqueo: el mal siempre serán aquellos que no estén conformes con satisfacer las necesidades, antojos y deseos de la masa que, isomorficamente, son sus derechos. La masa sin reflexión, ayuna de ideas, tiene todos los derechos que le venden fácilmente los caudillos que la manipulan y que, por eso, son de los nuestros.

Con los derechos como herramienta, el amado líder procurará un centrifugado del poder de la masa, por aquello de divide y vencerás. Así, surgirán los derechos de los nacionalistas, aunque detrás sólo haya cantonalismo de aldea. Por poner un ejemplo concreto, en España, desde aquel aciago para todos café de Adolfo Suárez, la atomización de las autonomías ha conseguido que sean nacionalistas hasta los asturianos, que pronto disfrutarán de inmersión lingüística en el bable y después vendrán los extremeños, reivindicando el valor trascendente de castúo.

La proliferación de los derecho habientes, luego, se replica por secciones, como si cada lámina social fuera una persona jurídica en sí misma: homosexuales, animalistas, verdes, amantes de la paz, feministas, presos comunes que se consideran políticos, sus víctimas, represaliados de alguna guerra, víctimas de violencias variadas, emigrantes, sindicatos, asociaciones culturales, prensa afín, etc. Cada uno de estos grupos tiene tras de sí una fundación, o una ONG que le apadrina y recibe pingües subvenciones públicas para su sostenimiento, si no son receptores directos los propios derecho habientes.

Yo no entro a discutir, ni a negar a nadie sus derechos, el primero de los cuales es el de asociación. No quiero ser el mal. Estoy analizando un proceso de centrifugado, alentado desde arriba mediante las subvenciones, que resulta muy beneficioso y cómodo para el amado líder de turno, por la polarización umbilical que cultiva. Es así como se puede diversificar consignas y establecer estrategias populistas diferenciales, para prometer a cada subgrupo la satisfacción de su derecho, incluido, y ante todo, el derecho a la subvención, que es la clave de bóveda del tinglado. De este modo, es más fácil ir conformando a todos, mediante  concesiones y privilegios, minúsculos pero rotundos, mientras se diluye, mediante la compra, conceptos de fuste como el de Nación, e incluso el de clase social.

Ninguno de los subgrupos creados artificialmente es rival de los otros. El único rival es el mal, quienquiera que represente la negación de los derechos, o sea un obstáculo que se cruce en el camino del amado líder. Para Mao el mal lo representaban los Cuatro Viejos; para López Obrador, el mal lo representa la herencia española; para los talibanes, es Occidente y su estilo de vida; Putin considera que el mal son los nazis ucranianos, como Hitler achacaba a los judíos la depauperación de Alemania. Todos los amados líderes encuentran un chivo sobre el que cargar culpas y desgracias, acusándolo de ser el mal ante sus desperdigadas y subvencionadas masas sociales y escabullir la propia incompetencia, o tal vez, el medro opaco.

Retomando el asunto de la ingeniería social, una vez conseguida la masa acrítica, hay que retroalimentarla con un adoctrinamiento simple, mediante eslóganes sencillos, pero constantes. Se procurará en los “debates” televisivos y radiados que siempre participen los mismos contertulios, posiblemente enviados por los partidos políticos, que no pretendan destacar con ideas propias, ni de gran calado. Más bien, son personas que  obedecen las proclamas del partido, reproduciendo lo que llaman ´argumentario´. Estos portavoces van de uno a otro programa, sentando cátedra, como si fuera su único oficio. Antes que hablen, el oyente  ya sabe lo que va a decir cada uno, sea cual sea el tema de discusión. Así, llenan el tiempo con tópicos y el espacio de isomorfismo social.

La ocupación de los medios de comunicación, además, ha de garantizar el atontamiento de la masa, mediante una programación de concursos insulsos, de poca enjundia, películas intencionadas a conformar opiniones y reportajes sesgados en la misma línea. Los informativos suministrados por caras guapas no dicen nada de interés nuevo, repiten, hasta la saturación del aguante, el mismo tema, según la temporada. Cuando cambian el tema, ofrecen el mismo informativo dos veces al día. Si no, recurren al caso de la delincuencia común, que exhiben impúdicamente, con todo detalle y pormenor, que es como las neuronas espejo pueden tomar nota…

El resto de los resortes de la sociedad civil es territorio de conquista que el amado líder se dispone a ocupar: finanzas, empresas estratégicas y las otras, Justicia, servicio exterior, agricultura, pesca, caza, transportes. Todo el monte es orégano, con tal de garantizar la felicidad del amado pueblo.

Es particularmente imperiosa la ocupación de la familia. Esta, para el amado líder viene a ser una institución rancia, donde florecen los Cuatro Viejos de Mao: costumbres, cultura, ideas y hábitos. Cada uno por separado y todos ellos juntos, estos viejos representan una amenaza para la labor de educación isomórfica de base. Por tanto, es un campo a ocupar, entrometiéndose en los entresijos de la familia, porque como dijo el poeta, “tus hijos no son tus hijos, son los hijos de la vida”, que es el Estado, a quien corresponde adoctrinarlos y conformarlos.

Esta revolución sigilosa, con todos los tentáculos con los que se ramifica, se desarrolla en los despachos. Son los jefes de gabinete quienes marcan la estrategia gradual, en base a simulaciones previas, realizadas por expertos. La anticipación es posible, aunque a veces falla, cuando se quiere complacer, a cualquier precio, los deseos del amado líder, tal como está ocurriendo con la invasión de Ucrania.

Naturalmente, tal proceder va en detrimento de la democracia, que retrocede cada vez que acierta un estratega entre bastidores. La parafernalia externa nada, o muy poco, tiene que ver con la democracia genuina: en Grecia, cada ciudadano podía asistir al ágora, tomar la palabra y defender sus opiniones e intereses con su propia voz. Claro, eran poquitos en cada ciudad y hoy no podríamos hacerlo; no sería operativo.

Sin embargo, reducir la participación política de cada ciudadano a que acuda sumiso a depositar su voto cada cuatro o cinco años, sin tener control intermedio de lo que se está haciendo con su voto, es propiciar la emergencia de amados líderes, es decir, autocráticos, proclives a ser el autor pirandeliano para las masas huérfanas y desinformadas y a decidir todo por sí mismos, sin control, ni transparencia, ni cortapisas.

Hay vías y procedimientos intermedios para dar cauce a la democracia participativa, menos exigentes que reunir 500.000 firmas para promover una propuesta popular, que los partidos despreciarían a continuación, como ha ocurrido de hecho. Suiza es un ejemplo de democracia participativa; a su modo, UK también; incluso USA tiene previsto un proceso de censura al Presidente, si no cumple con fidelidad su mandato. Si nos ponemos creativos, podemos encontrar fórmulas operativas que validen la participación ciudadana en la gestión pública: abrir las listas electorales, aproximar al elegido a  sus electores, exigir responsabilidades al final de cada mandato, como en los antiguos juicios de estancia que tenían los romanos. Todo, antes de conformarnos con ser masa acrítica, víctima irredenta de la revolución silenciosa.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”