septiembre 2021 - V Año

ENSAYO

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Un espartano al ver a uno que reunía dinero para los dioses, 
dijo que no creía en dioses que fueran más pobres que él. 
Plutarco ‘Moralia’

sexto 1Cada día observo con mayor preocupación cómo crece y crece el desconocimiento que tenemos de la antigüedad clásica. Nada parece importar que el pensamiento racional naciera ahí y que allí estén las raíces de nuestra cultura y de nuestra interpretación del mundo.

Estoy convencido de que hay que prestar una atención rigurosa a la antigüedad greco-latina. No sólo para disponer de una visión del pasado sino para entendernos mejor a nosotros mismos. Para reinterpretar la realidad hace falta conectar el presente con el pasado y, lo que es más importante, un conocimiento crítico del pasado favorece nuevas perspectivas para observar lo que viene y nos proporciona itinerarios y hojas de ruta que pueden ser tremendamente útiles para orientarnos en este presente incierto y lleno de renuncias.

Hemos ido desprendiéndonos, frívolamente, de los pocos conocimientos que teníamos sobre el periodo greco-latino y con ello hemos empobrecido nuestra visión de la realidad. Todavía, se recuerda, eso sí, que la filosofía nace en Grecia pero… sabemos muy poco de las diferentes escuelas, corrientes de pensamiento y aún menos de las preocupaciones que impulsaban a los hombres a pensar sobre el mundo, sobre la sociedad, sobre sí mismos y sobre sus preocupaciones, miedos, esperanzas y el modo de administrar la ciudad y organizar la convivencia.

Sin ir más lejos, sobre el escepticismo es mucho más lo que ignoramos que lo poco que sabemos. El vocablo escéptico quiere decir el que examina cuidadosamente las cosas, el que no se conforma con lo trillado, el que persigue la verdad sin alcanzarla nunca.

Sexto Empírico (160-210 dC.), por otra parte, es un filósofo interesante y, en algunos aspectos, desconcertante. Forma parte del grupo de pensadores que tuvieron una visión cosmopolita del mundo y con respecto a su teoría del conocimiento practicaron un empirismo que conecta perfectamente con movimientos acaecidos en Europa muchos siglos más tarde, sobre todo en las Islas Británicas. Se movió mucho, probablemente nació en Atenas, residió algunos años en Alejandría y acabó por instalarse en Roma, la capital del Imperio.

Lo que sabemos de él no es gran cosa. Debemos algunas de las informaciones más destacadas sobre su vida y sus obras, una vez más, a Diógenes Laercio. Fue un batallador incansable. Se opuso con tenacidad a toda forma de fundamentalismo.

Tenemos muchas deudas pendientes con el pasado. El periodo que le tocó vivir fue en muchos aspectos traumático. El declive histórico presentaba perfiles lacerantes que presagiaban el desmoronamiento del Imperio.

No es cierto, como algunos afirman, que la filosofía llegue siempre tarde. Muy al contrario, a veces lo que hace es anticipar. Cuando hay signos que anuncian el reino de las tinieblas es cuando tiene más mérito no dar pasos atrás, ni ser cómplice de todo lo que nos lleva al atraso. Hay coyunturas que tienen en sí mismas un peligro evidente de desvalorización.

Por eso es sin duda meritorio, no buscar coartadas y no claudicar ante las múltiples sordideces que nos envuelven. La verdadera talla de un pensador se da siempre en medio de un decaimiento generalizado. Quizás, por eso, son tan irresponsables la desmemoria y el olvido.

sexto 2Vayamos al grano. ¿Por qué nos resulta tan atractivo Sexto Empírico? Fue, entre otras cosas filósofo, astrónomo y médico. Decididamente partidario de observar minuciosamente los hechos concretos y no limitarse a estudiar las abstracciones y principios generales. Es de singular importancia este planteamiento en cuanto a la práctica de la medicina pero su interés no acaba ahí.

Quienes se han dedicado al estudio de la antigüedad clásica, recuerdo con especial reverencia, al italiano Marcello Gigante y a Emilio Lledó, suelen adscribirlo al escepticismo pirrónico, destacándolo asimismo como un pre científico avezado en lo que se refiere a la práctica de la medicina empírica.

No debemos caer en ninguna forma de adanismo. Leyó con fruición y aprovechamiento a Pirrón, al que suele considerársele fundador de la corriente escéptica. Asimismo, siguió los pasos de Enesidemo que abandonó la Academia Platónica para explicar en Alejandría las concepciones y teorías de Pirrón.

Para los escépticos una idea de peso y fuerza es el relativismo. Las opiniones y juicios pueden y deben ser revisados, cuantas veces haga falta, siempre han de considerarse provisionales y su actitud opuesta a toda forma de dogmatismo y visión cerrada es emblemática. Digamos, también, que practicaron algo muy parecido al perspectivismo. Hay que mirar las cosas desde muchos puntos de vista y no podemos estar completamente seguros de nada. Es interesante el ejemplo del bastón en el agua o la cíclicamente repetida idea de que la yerba por la noche parece de color gris, pero a la luz del atardecer, dorada.

Los escépticos no sólo fueron relativistas sino fenomenistas, en cierto modo precursores del empirismo y antimetafísicos, en tanto en cuanto la metafísica o, al menos, una interpretación muy usual de ella es rígida y dogmática. Son abiertamente críticos con los silogismos que no les merecen otra consideración que círculos viciosos.

En cuanto a sus obras, muchas se han perdido pero conservamos Los esbozos pirrónicos y Contra los matemáticos, aunque en ocasiones hayan aparecido con otros títulos. Ahora bien, gracias a estos textos ha sido posible a los filósofos de la historia y a los historiadores conocer mejor, reconstruir y conceptualizar las principales ideas del escepticismo y los puntos de vista y opiniones de sus cultivadores más destacados.

La historia del pensamiento como la tela de Penélope, es un continuo tejer y destejer. Cuando la figura de Pirrón y su influencia se habían apagado, el escepticismo tuvo un nuevo resurgir con Enesidemo de Cnosos (siglo I a.C.) y especialmente con Sexto Empírico.

El interés hacia Sexto Empírico no acaba ahí. Sus anotaciones son precisas y muy útiles para el conocimiento de las nociones de astronomía y también de gramática, filosofía y medicina que sostuvo, describió y analizó.

No es en absoluto desdeñable, estudiar con atención cual ha sido la importancia de obras, poco recordadas y citadas hoy, en la historia del pensamiento. Los esbozos pirrónicos, sin ir más lejos, tuvieron un largo y fecundo recorrido en la Europa de los siglos XVI, XVII y XVIII y fueron no sólo leídos, sino comentados y citados por figuras como Michael de Montaigne en sus ensayos, Erasmo de Rotterdam, Descartes, David Hume y Hegel, que entre otros motivos, destacan su actitud crítica, su inteligencia y su fina ironía.

Sexto Empírico es un trabajador infatigable que se entrega con denuedo a las investigaciones que emprende desconfiando, eso sí, de cualquier presunción de verdad o de todo conocimiento cerrado y tenido por definitivo. Muy al contrario, lo que considera el proceder más juicioso y acertado no es otro que ir rastreando hilos, siguiendo pistas… hasta alcanzar metas, eso sí, siempre provisionales y revisables.

En esta aproximación liviana a Sexto Empírico, no puedo por menos que mencionar que en España existen varios tratados suyos de medicina, tanto en la Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial como en la Biblioteca Nacional. Es admirable su enorme esfuerzo compilador aunque los resultados sean un tanto parciales y asistemáticos. El mérito está en el intento, el enfoque y la forma de obtener los datos empíricos de la realidad.

En momentos convulsos y en periodos inestables casi siempre se vuelve a los escépticos. Así, en el Renacimiento tardío y en los inicios de la Reforma Luterana, donde los pensadores más avezados estaban íntimamente convencidos de que debían extraer sus propias conclusiones de los textos bíblicos, sin aceptar las supuestas verdades estereotipadas y dogmáticas que pretendían ser inmutables… pero que no lograban, ni siquiera penetrar, en el significado profundo y en las acepciones múltiples de determinados vocablos y pasajes.

Indudablemente tiene importancia valorar la diversidad de interpretaciones y opiniones sobre unos mismos textos que difieren notablemente de unas lecturas a otras. En cierto modo, puede decirse que la hermenéutica tuvo ahí sus inicios.

Para los escépticos las opiniones no dejan de ser convencionales y… por tanto, sujetas a constante revisión y crítica.

Me gustaría mucho que estas reflexiones despertaran algún interés por conocer a Sexto Empírico y por adentrarse en los vericuetos del pensamiento escéptico. La realidad, lo tangible puede ser interpretado de diversas formas pero es esencial y obligado que se haga una descripción minuciosa de los hechos antes de elaborar teoría alguna.

Desde luego, la simplificación del pasado y no digamos la liquidación de la memoria es notoriamente irresponsable desde cualquier punto de vista.

Creo además que no queda resquicio para la libertad donde se imponen estas concepciones cerradas y dogmáticas de peligrosos perfiles reduccionistas. El espectro del aislamiento es una de las consecuencias más evidentes pero, desde luego, no la única.

Quienes pensamos que el espíritu crítico dignifica al hombre, hemos de reconocer que el escepticismo no debe ser tomado a la ligera, porque no son pocas las consecuencias que podemos extraer de sus enseñanzas.

Si siente la curiosidad de saber más y de conocer mejor a Sexto Empírico… no vacile en seguir ese impulso… el esfuerzo será compensado con creces.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”