diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Filosofía, enemiga de la economía digital

realidad digEl ser humano, para vivir libremente, debe conocer las imperiosas leyes de la naturaleza, las propiedades de la ilimitada racionalidad, las formas de la sensibilidad y los límites y alcances del lenguaje que todos los días utiliza.

La naturaleza, cuando es ignorada, nos muestra continuidades que nos obligan a creer que todo acto humano es causado por lo material. La racionalidad, cuando es ignorada, provoca que olvidemos que toda coacción sensorial nos quita libertades. Las formas de la sensibilidad, ignoradas, fraguan ilusiones ópticas que nos engañan todos los días. El lenguaje, ignorado, mezcla los juicios analíticos, explicativos, de identidad, como dice Kant, con los juicios sintéticos, de ensanchamiento.

Kant define sencilla, bellamente, a la ‘Naturaleza’ (‘Natur’), diciendo que es la ‘suma de los objetos de la experiencia’ (‘Inbegriffe der Gegenstände der Erfahrung’). Tal suma, tales objetos, son para el individuo libre específicos, claros, distintos, evidentes, y no continuidades borrosas. En tales claridades, distinciones, el individuo libre halla permanencias y soslaya falsas, contingentes o accidentales sucesiones.

La vida propia es para el individuo libre algo mesurado, pero es para el esclavo mera fatuidad, lugar donde el ego puede alargarse ilimitadamente. La razón es para el individuo libre herramienta que trabaja la realidad, pero es para el esclavo mero instrumento que justifica las arbitrariedades de la imaginación. El conjunto de seres humanos que vive sobre los continentes es para el libre ‘humanidad’, una idea encumbrada, pero es para el esclavo simple muchedumbre, estofa utilizable. Mares, montañas, ríos, árboles, son para el libre ‘naturaleza’, también idea encumbrada, pero son para el esclavo una brutal, una ciega monadología.

La economía actual, que llaman ‘economía digital’ (‘digital economy’) y que depende de las tecnologías digitales (‘digital technologies’), dice J. Ross (1) que dispensa ‘datos ubicuos’ (‘ubiquitous data’) sobre la gente. Poseer datos de todas las esferas de la vida pública y privada permite que las empresas, por conocer la totalidad de la existencia de las masas, puedan hilvanar persuasiones publicitarias totalitaristas, integralmente continuas, es decir, que incluyan lo psicológico, lo sociológico, lo económico, etc.

Afirma Ross que la ‘economía digital’ fomenta la ‘automatización masiva’ (‘massive automation’), lo que provoca que las personas, al vivir, al actuar, perciban materiales sucesiones falsas. Los hechos automatizados por la ciencia, por la tecnología, no son hechos analíticos, naturales, sino sintéticos, artificiosos. La gente, sostiene Ross, está conectada continua, ilimitadamente (‘unlimited connectivity’) a internet, lo que causa que todo individuo, para socializar, deba esgrimir metalenguajes informáticos, esto es, que simplifican, empobrecen, homogeneizan la realidad.

ecodig2Dentro de la naturaleza, dentro de los artificios humanos, gozamos, enseña Kant, de la libertad, que es posible por las ideas morales. Dice el filósofo que la libertad, en sentido práctico (‘Freiheit im praktischen Vertande’), es la independencia del albedrío frente a las coacciones sensoriales. El justo, por ejemplo, no roba siendo pobre, rico, observado o abandonado.

El individuo libre vive según ideas, que son universales y necesarias, y el esclavo vive según ideologías, que son particulares y contingentes. El libre vive guiado por sentimientos, que son afectos procedentes de las ideas, pero el esclavo vive guiado por las sensaciones, siempre subjetivas. El libre, finalmente, vive según la cultura folclórica, que nace de las peculiaridades o necesidades materiales, económicas, políticas, históricas y mentales de cada población, pero el esclavo vive según la cultura de masas, que procede del exterior, de las vacuas modas de las metrópolis.

Las empresas de la ‘economía digital’, dice Ross, constantemente urden ‘ofertas digitales’ (‘digital offerings’), y para que los mercados las compren, consuman, ofrecen gratas ‘experiencias’ de compra (‘customer experience’), es decir, logran que zapatos, mueblerías o pizzas sean adquiridos sin esfuerzos onerosos y alegre, estulta, sensitivamente.

En la ‘economía digital’, asevera Ross, se exorna toda mercancía con consumistas proposiciones valorativas (‘value proposition’), lo que construye, poco a poco, ideologías, y hace que la gente imagine que sólo es posible vivir en el ‘mundo de los bienes’ mercantiles (‘Warenwelt’, dice Marx).

La cultura folclórica se desvanece donde la gente no fomenta, digamos, las artes que expresan el clima propio, el lenguaje propio, el sentir propio, sino las ambiciones empresariales, mercantilistas, del capitalismo mundial. La cultura de masas crece, se propaga donde la gente ha resuelto ser gente vendedora (‘salespeople’) de las triquiñuelas de las empresas trasnacionales.

Sólo la filosofía puede criar individuos libres, capaces de discernir en el mundo supradescrito. El filosóficamente educado, al experimentar la realidad, no es embelesado por las ‘ilusiones ópticas’ del capitalismo, que es sistema político donde se aplaude a la fatuidad, a la imaginación infantil, a los caprichos de las muchedumbres y al totalitarismo ideológico.

Hemos dicho ‘experimentar’. ¿Qué es la ‘experiencia’? Kant, con elegancia, dice que es ‘sintética conexión de intuiciones’ (‘synthetische Verbindung der Anschauungen’). Para sintetizar o analizar, para distinguir, unir o comparar lo que está necesaria o contingentemente unido o separado, es menester ser capaz de atender constantemente objetos, situaciones o conceptos, acto que posibilita que podamos fijar las notas o datos de ellos que nos parecen representativos, fijación siempre basada en la idea de ‘esencia’. Fijar esencias, distinguir entre lo abigarrado lo específico, lo permanente, urde conceptos, y es por los conceptos que podemos hacer o deshacer en la mente las síntesis de la realidad.

Lo anterior es imposible en la ‘economía de la atención’ (‘attention economy’), lugar donde los seres humanos dejaron de ser humanidad, muchedumbre, para ser simples ‘eyeballs’, como dice A. Loh (2).

ecodigFacebook, Google, YouTube, son empresas que pretenden que todos los individuos vivan siempre distraídos, acuciados sensorialmente, para que sean incapaces de autodeterminarse (‘self-determination’), de vivir según ideas morales, libertarias. Es imposible, asegura Loh, ser demócratas, libres, entre empresas que afanan ‘configurar nuestras interiores vidas’ (‘shape our inner lifes’). Dichas empresas, angustia decirlo, ya no argumentan, ya no hablan para vender las patochadas que ofertan, sino impresionan, estimulan a la gente mediante efectivas ‘herramientas de persuasión’ (‘tools of persuasion’).

La gente, transformada en ‘eyeballs’, ha dejado de justipreciar la escritura, el discurrir, lo que la hace inepta para distinguir lo analítico y lo sintético. La vista, recuérdese, con poco esfuerzo sintetiza arbitrariamente y fragua ilusiones. La sensibilidad constituye experiencias, posibilita experiencias, pero no las regula, esto es, es inútil para pensar o conocer las causas o las consecuencias (‘eso desconocido’, ‘Unbekannte’, dice Kant) de lo que captamos.

El lenguaje es el magno instrumento del pensamiento porque ordena, alinea, temporaliza el caos de lo simultáneo (dice Kant que la ‘ambigüedad de la expresión’, ‘Zweideutigkeit des Ausdrucks’, confunde lo analítico con lo sintético). Expresarse con elegancia, con claridad, es reproducir la realidad o el pensar sensorialmente, con adecuadas metáforas o analogías, y también intelectualmente, con lumínicos silogismos. La expresión sensorial formaliza, y la expresión intelectual, lógica, ordena.

Pero las empresas de la ‘economía de la atención’ quieren ‘transformar la humana cognición en comprensible, cuantificable y vendible cosa’, como dice Loh, es decir, pretenden que el ‘yo’, que es inmaterial, simple, personal, sea material, compuesto y colectivo, o por mejor decir, pasivo, tartamudo y vulgar, amigo de las expresiones ambiguas, subjetivas, ininteligibles.

NOTAS:
1.- ROSS, Jeanne, Let Your Digital Strategy Emerge, MITSloan Management Review, 1 de octubre de 2018.
2.- LOH, Alyssa, The Fight for Our Eyeballs, Los Angeles Review of Books, 25 de septiembre de 2018.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”