septiembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

Isabel Vilabella Tellado: ‘Al nuevo gobierno le pediría algo muy difícil: que escuche’

vilabella1Isabel Vilabella, Secretaria de Relaciones Laborales y Formación de UGTUGT ha cumplido 130 años y para conmemorar tan dilatada y fructífera historia el sindicato ha venido realizando desde el mes de agosto del año pasado múltiples actividades: conferencias, mesas redondas, debates, recitales,… y una excelente exposición permanente e itinerante que repasa los acontecimientos más relevantes de estos 130 años de existencia del sindicato.

Entreletras ha conversado con Isabel Vilabella, Secretaria de Relaciones Laborales y Formación de UGT-Madrid y Vicepresidenta de la Fundación Progreso y Cultura, sobre el significado y alcance de este aniversario, así como sobre otros temas de interés.

-¿Cómo valora usted el programa de actos que ha desarrollado UGT a lo largo de todos estos meses? ¿Ha tenido la acogida esperada?

-Llevamos un año con una exposición itinerante por toda España, con conferencias, actos reivindicativos, etc., que es prácticamente imposible enumerar, pero que ha generado mucho interés, sobre todo las conferencias, que en el caso de Madrid organizamos sobre salario en el mes de octubre y sobre I+D+i recientemente. Puedo decir que miles de personas han podido conocer un poco más y mejor nuestra historia, pero también nuestras propuestas.

No olvidemos que en Madrid, en mayo, por ejemplo, se firmaron 228.008 contratos, pero que la cuarta parte de ellos (57.000), duraron menos de una semana.

-¿Cree que la exposición ‘130 años de luchas y conquistas’ ha contribuido a recordar y dar a conocer, sobre todo entre los más jóvenes, los esfuerzos realizados y los riesgos afrontados por much@s trabajador@s y representantes sindicales durante décadas, hasta alcanzar los derechos laborales y sociales de los que disfrutamos en la actualidad que hubieran sido impensables hace más de un siglo?

-Sinceramente, creo que no hemos llegado a ese objetivo de conocimiento entre la juventud. Las tasas de paro juvenil nos alejan de ese grupo de trabajadores que no conocen sus derechos, en muchos casos por desinformación, pero también por el tipo de tejido empresarial que tenemos en Madrid, con micropymes que no cumplen las condiciones laborales reguladas en convenio colectivo. Han sido muchos los logros, pero es muy difícil llegar a todas esas personas que están sufriendo la precariedad laboral, porque ni siquiera tienen un empleo que dure más de 6 días seguidos, no olvidemos que en Madrid, en mayo, por ejemplo, se firmaron 228.008 contratos, pero que la cuarta parte de ellos (57.000), duraron menos de una semana.

-¿Qué les diría a quienes piensan que los sindicatos no son necesarios en nuestros días?

130Casa VacasCon Luis Miguel López Reillo (Secretario General UGT-Madrid) y otros integrantes de UGT Madrid en la exposición ‘130 años’
en Casa de Vacas del Retiro

-Yo les preguntaría si saben qué es un sindicato. Que un sindicato es, tan sólo, un grupo organizado de trabajadores que tienen un objetivo común y les preguntaría si alguien conoce a una empresa que por iniciativa propia pague las vacaciones, suba el sueldo o reduzca la jornada laboral, sin que exista una regulación legal que la obligue. Esa regulación legal está propiciada por la presión, organizada, insisto, de trabajadores y trabajadoras.

-En los dos últimos años han cobrado una enorme importancia las movilizaciones feministas. En este sentido, ¿qué tiene previsto UGT para combatir la brecha de género, la desigualdad salarial y promover un mayor peso de las mujeres en el mundo laboral y empresarial?

-Sobre la igualdad, ni un paso atrás. UGT forma parte de la plataforma feminista, es más, UGT se define como feminista. Para generar la igualdad, hay que provocarla desde el ámbito laboral y ya nos dedicamos en UGT a denunciar todas las situaciones de discriminación, a negociar convenios colectivos y planes de igualdad, pero hay que ir más allá y empezar a hablar de corresponsabilidad pública. La igualdad real no llegará nunca, si las mujeres cuando llegamos a casa, tenemos una segunda agenda de trabajo completa y no se trata de repartir tareas con la pareja, se trata de que las Administraciones Públicas den soporte suficiente para atender a las personas en situación de dependencia y, por supuesto, que se produzca ya una política de luces apagadas a las 6 de la tarde como en Europa. Tenemos que traspasar la idea de que las medidas de conciliación son para las mujeres y llegar a un pacto de corresponsabilidad pública.

130 1 mayoEn la manifestación del 1 de mayo

-Dígame, del gran legado histórico del sindicalismo ¿cuál es la figura, hombre o mujer, o los personajes a quien usted más admira?

-Por supuesto, nuestro fundador Pablo Iglesias Posse es mi gran referencia, quizás porque era gallego como yo, pero sobre todo, porque se mantuvo fiel a sus principios e ideas hasta el final. Es una pena que no se estudie en los colegios.

-Alguien más…

-Obviamente, no conozco a Pablo Iglesias más que por sus textos, pero sí conozco a una gran sindicalista, que no estará suficientemente reconocida, Almudena Fontecha. A ella sí la conozco y me ha transmitido una cuestión fundamental para una mujer en el sindicato: la constancia. Ella consiguió que exista una Ley de Igualdad, gracias a su tesón y su trabajo. También se debería estudiar en los colegios, aunque sigue viva.

Madrid necesita una política basada en la economía circular, con empresas con alto valor añadido y con una política de residuos cero. Esto no puede esperar.

-El ecosistema del planeta está amenazado. Las señales son cada vez más visibles y alarmantes. Sus consecuencias no se han hecho esperar. Un nuevo modelo productivo se hace indispensable para afrontar el problema. ¿Cuáles son las propuestas o medidas principales de UGT en este tema tan relevante?

-En UGT estamos empezando a hablar de que hay que diseñar el modelo productivo, no cambiarlo, porque, al menos en la Comunidad de Madrid, no existe. Y ese modelo tiene que basarse en la I+D+i, pero sobre todo tiene que ser sostenible. Madrid necesita una política basada en la economía circular, con empresas con alto valor añadido y con una política de residuos cero. Esto no puede esperar.

-L@s trabajador@s requieren cada vez más una mayor formación y especialización para adaptarse a un mercado laboral en continua transformación. ¿Qué planes tiene UGT de cara al futuro en lo relacionado con la formación para el empleo?

-Tiene razón respecto a la formación y la especialización. Somos un sindicato que cree en la formación como línea estratégica para mejorar las condiciones de trabajo y promocionar, en algunos casos, incluso para mantener el puesto de trabajo y por ello, debemos participar en el modelo de formación para el empleo, por supuesto, como interlocutores para mejorar el sistema, pero también impartiendo formación desde entidades especializadas y punteras.

Vilabella2-Algún ejemplo…

-Sí. Sirva como ejemplo, que hace unos años nos criticaron a UGT por impartir un curso de corte de jamón, pero la realidad es que quien obtuvo ese certificado, hoy puede llegar a cobrar 300 euros por cada jamón que corta y en hostelería es una especialidad muy cotizada. Es lógico que no sólo hagamos formación en hostelería, pero sí que la formación que se imparta, sea la mejor. Los trabajadores aportamos al sistema de formación un 0,1% de nuestro salario, por tanto, debemos conocer qué se hace con nuestra aportación y proponer que sea eficiente su gestión.

-Fomentar la negociación colectiva, modificar el Estatuto de los Trabajadores, corregir los recortes de la última reforma laboral, la solidaridad con los inmigrantes,.. ¿Cuáles son los proyectos de UGT-Madrid en relación con todo ello?

-Cada 4 años aprobamos en nuestro congreso lo que llamamos Programa de Acción, es un tomo de más de 200 páginas que contiene todas nuestras propuestas y que siempre se queda corto, porque la actualidad en muchos casos nos desborda.

-Entonces…

-Las primeras cuestiones que plantea, Estatuto, Reforma Laboral, negociación colectiva, forman parte de nuestra tarea diaria, junto con la denuncia de las irregularidades e ilegalidades, la lucha por la salud laboral, la igualdad etc., pero hay una cuestión que quisiera matizar, quienes necesitan nuestra solidaridad son los refugiados, pero las personas de origen extranjero, los inmigrantes, vienen a Madrid buscando una vida mejor, no nuestra solidaridad, por tanto, tenemos que considerarles iguales, porque son trabajadores y trabajadoras que en muchos casos se ocupan de las tareas que no queremos los nacionales españoles y ya va siendo hora de que la sociedad madrileña abandone la xenofobia, porque en el ideario general no está solidarizarnos con un alemán que viene a dirigir una de nuestras empresas, pero sigue estando la idea de que una ecuatoriana, por poner un ejemplo, viene a quitarnos el trabajo. Deberíamos reflexionar más y el sindicato debe incidir en esto.

-Tengo que preguntarle por una cuestión que preocupa y mucho, el futuro de las pensiones.

-Personalmente, creo que nos han vendido una moto vieja con el problema de las pensiones. Es cierto que se está invirtiendo la pirámide poblacional y en unos años habrá más jubilados que activos, pero el problema real del sistema de pensiones es que en algunos casos, cotizamos por salarios ridículos, y no hablamos del fraude. El sistema se sostendrá cuando no tengamos que pagar rescates de bancos, de autopistas o soterrar más carreteras. Tan sólo eliminando el fraude fiscal y subiendo los salarios, se podría mantener el sistema público de pensiones, pero algunos intereses económicos prefieren que contratemos planes de pensiones privados.

Isabel Vilabella enero 2017-Una nueva revolución tecnológica espera a la vuelta de la esquina que, entre otras cuestiones, supondrá el empleo generalizado de robots para efectuar muchas tareas que hoy realizan personas. ¿Cómo ve UGT este asunto? ¿Considera que sería necesario abrir un debate en profundidad sobre este tema?

-Por supuesto que hay que abrir un debate, porque lo que es insostenible es que tengamos las jornadas laborales más largas de Europa. El cambio de modelo productivo pasa por reducir la jornada laboral y por llegar a un pacto para el mantenimiento del sistema de bienestar que todavía nos queda en España, aunque para ello, tengan que cotizar los robots, como dice mi Secretario General.

Es hora de una política de luces apagadas a las 6 de la tarde como en Europa

-UGT-Madrid ha venido realizando, en colaboración con la Fundación Progreso y Cultura, diversos actos culturales en la Casa del Pueblo, entre ellos un espléndido ciclo sobre Benito Pérez Galdós que continuará el curso que viene, ¿este tipo de acciones son una apuesta por recuperar el protagonismo que tuvo en el pasado la Casa del Pueblo como lugar para la divulgación de la cultura?

-Como dijo Julián Besteiro: “…Hoy no basta la tenacidad, ni el heroísmo, ni la más abnegada disposición de ánimo para hacer frente a los problemas que ante el proletariado se plantean con apremio para su solución. Hoy sin saber, sin competencia, sin poderosos recursos intelectuales y técnicos, la organización obrera mejor orientada estaría condenada, ya que no a la desaparición, al estancamiento en su desarrollo…” (Isabel Vilabella cita esta frase del que fuera Catedrático, Presidente de las Cortes en la II República, miembro del PSOE y la UGT).

– Así pues,..

-La Casa del Pueblo, fue un lugar de alfabetización cuando había tasas insoportables de analfabetismo entre la clase trabajadora. Hoy, desde la Comisión Ejecutiva queremos revitalizar las actividades culturales en la casa del pueblo con exposiciones, conferencias, jornadas, debates,… porque sólo una persona bien informada tiene capacidad para tomar decisiones y sigue siendo necesario tener masa crítica. En el mundo de lo digital, los encuentros personales alrededor de temas como los planteados en el fantástico ciclo sobre Galdós, son más importantes que nunca.

-Es posible que en breve nuestro país tenga un Gobierno de carácter progresista, ¿qué espera y qué le pedirá UGT a este nuevo Gobierno en materia sindical y laboral?

-Le pediría algo muy difícil: que escuche. Cuando hay tanto ruido mediático e interesado, cuando los poderes económicos tienen tanta capacidad para generar opinión, cualquier Gobierno, incluido el de la Comunidad de Madrid, que no sabemos si será progresista, deben escuchar a quienes no tienen voz porque se la han quitado. La suma de los votos apuesta por el progreso y por la honradez de los gobernantes, y siendo muy difícil poder oír todas las opiniones, hay que escuchar y dialogar.

-130 años avalan la trayectoria de UGT,…

-En efecto, en UGT llevamos 130 años de lucha y conquistas y considero que tenemos una historia que nos avala para ser escuchados en un marco de diálogo permanente que mejore las condiciones de trabajo, pero también que devuelva el Estado de Bienestar que teníamos antes de la crisis financiera. Queremos recuperar un modelo en el que las personas sean el centro de las políticas públicas.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS