diciembre 2022 - VI Año

ENSAYO

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Markus Gabriel o Antonio Escohotado, entre otros, han subrayado que la hoy declinante modernidad ilustrada, tan en declive desde finales del siglo XX, se caracteriza por su ambigüedad. Mas, las ambigüedades de la Ilustración no solo se proyectaron hacia el futuro, lastrando nuestro presente, sino que también se proyectaron hacia el pasado. Es el caso de la vieja polémica de la Grecia Clásica sobre las virtudes y defectos de los dos principales sistemas político-sociales creados en el mundo helénico antiguo, el ateniense y el espartano.

Quizá pueda alguno preguntarse, pero ¿es posible que la antigua contraposición entre Esparta y Atenas haya podido tener alguna relevancia en la configuración del pensamiento político de la Ilustración?, ¿significó esa controversia algo para los ilustrados y para los revolucionarios americanos y europeos del siglo XVIII? Y, en caso afirmativo, ¿cuál ha sido esa importancia? Por insólito que pueda parecer, la respuesta a las dos primeras preguntas ha de ser afirmativa. Contestar la tercera precisará efectuar una reflexión más amplia.

Después del triunfo griego en las guerras médicas, en la primera mitad del siglo V (a.C.), en el que la potencia naval ateniense desempeñó un papel decisivo, la marcha de los acontecimientos planteó ante el mundo helénico una grave disyuntiva: o bien se imponía un sistema comercial y abierto, como el de Atenas, que llevaría al crecimiento del comercio y los oficios, a la lucha por la hegemonía en el mar y al desarrollo democrático; o bien se imponía la oligarquía agraria y militar de Esparta, lo que significaría el triunfo de las sociedades helenas más atrasadas y la renuncia a todo lo alcanzado por la Hélade con su victoria sobre los persas.

Atenas, capital de la Polis Ática, y su democracia no fueron las únicas referencias para la política griega, pues no tuvieron menor prestigio otras referencias, como la tiranía, entre otras. Así, junto al sistema democrático ático, tan idealmente plasmado en la constitución ateniense del siglo V (A. de C.), los griegos tuvieron también como referente político los sistemas oligárquicos, entre los que descolló por su poderío militar Esparta, capital de la Polis de Laconia. Las pretensiones hegemonistas de Atenas en el siglo V (A. de C.) se encontrarían siempre con la resistencia de las sociedades griegas agrarias más atrasadas, entre ellas la espartana, que lideró siempre la oposición a Atenas.

Los momentos culminantes de la Historia de la Grecia Clásica, es decir, los siglos VI al IV (a. C), tuvieron como principales protagonistas a estas dos polis: Ática (Atenas) y Laconia (Esparta), que rivalizarían por la hegemonía sobre el mundo helénico. El tiempo transformó rivalidad en antagonismo en el que, el triunfo final de Esparta sobre Atenas en la Guerra de Peloponeso (431-404 a. c.) determinó el final del apogeo y esplendor de la Hélade y el comienzo de su decadencia. Un declive económico y militar que conduciría al mundo helénico a la pérdida final de su independencia por la sumisión ante Macedonia en el siglo IV (a.C.), primero, y ante Roma finalmente en el siglo III (a.C.).

La Guerra del Peloponeso fue el acontecimiento más importante de la historia de la Grecia Clásica. Las causas del conflicto, más allá de la rivalidad política entre atenienses y espartanos, han de buscarse en los propósitos de Atenas de unificar el mundo helénico bajo su hegemonía, a los que se opuso Esparta, que también aspiraba a la hegemonía. Fue una guerra que duró del año 431 al 404 (ambos a.C.), aunque se inició un poco antes, y proseguiría hasta la sumisión de toda Grecia ante la Macedonia del Rey Filipo II (386-332, A.C.), tras su victoria en Queronea (338 a.C.). Los contendientes principales fueron Atenas y Esparta, cada una de ellas a la cabeza de amplias alianzas de polis, pues la guerra implicó a todo el mundo helénico y casi todas las polis griegas participaron en ella.

Admirador de Esparta, Plutarco (146-120) escribió las biografías del legislador Licurgo, creador de la constitución espartana, las de los reyes espartanos Agesilao II, Agis IV y Cleómenes III, y la de Lisandro, el general espartano que rindió a Atenas. También fue autor de una célebre recopilación de Máximas de Espartanos. Ayuda a comprender la fama de Esparta el prestigio de su ejército, considerado invencible durante casi dos siglos y protagonista de las gestas militares de las Termópilas (480 a.C.) y Platea (479 a.C.). Un ejército que concentraba la acción de las instituciones creadas por Licurgo con sus leyes, que convirtieron a Laconia en un gigantesco campamento militar. El ejército permitió a Esparta mantener su oposición a Atenas y su éxito más asombros fue la victoria sobre Atenas del año 404 (a.C.), inesperada para ellos mismos.

Alabar la organización político-militar de Esparta requiere siempre eludir el abismo existente entre su leyenda y su realidad históricas, Así, se ha de ignorar la afición espartana a las masacres. Mas esa admiración, ni se atenúa ni reduce ante el despotismo espartano, pues esa admiración nace principalmente de la fascinación ante el autoritarismo laconio, opuesto al incipiente Estado de Derecho, con ley escrita igual para todos, de los atenienses. Esparta era ese “otro modo” de “gobierno popular”, alternativo a la democracia ateniense. Una “democracia sin libertad”, que se presentaría como “democracia más auténtica”, no sólo legal-formal, e igualitaria, donde las diferencias de opinión se prohibían al subordinar todo a la “voluntad general” de la Polis Laconia, tan indefinible y única entonces, como cuando la formuló Rousseau (1712-1778) en el siglo XVIII.

La distancia entre el ideal y la realidad de las instituciones espartanas es fácil de apreciar. Así, en lo relativo a su estructura política, se dice que Esparta nunca conoció la tiranía, lo que resulta sorprendente, teniendo en cuenta que Esparta tampoco conoció nunca la libertad. Licurgo dividió la tierra espartana en lotes idénticos y prohibió su enajenación para asegurar la igualdad, aunque la tierra en Laconia estuvo siempre menos y peor repartida que en Ática. La moneda estaba acuñada en hierro, un dinero absurdo por inaceptable, pero impuesto por Licurgo para entorpecer las relaciones comerciales. Y, para perseguir el lujo y extirpar la riqueza, Licurgo estableció además los comedores estatales, obligando a todos a reunirse para comer juntos el guiso espartano, la Sopa Negra. Pocas culturas han despreciado tanto las ocupaciones pacíficas.

Igualmente, sus admiradores ignoran el espíritu sanguinario de los espartanos. Así, ciertos días de cada mes, los espartanos jóvenes organizaban matanzas de ilotas (siervos) mesenios, sus teóricos anfitriones, pues Esparta ocupaba, explotaba y oprimía a Mesenia, mucho más grande, rica y poblada que Laconia. Y causa espanto el programa eugenésico llamado oliganthropía, por el que Esparta exterminaba a los recién nacidos débiles o anormales. Los niños espartanos, al cumplir siete años, eran separados de sus madres para ser educados por el estado en una pedagogía de intemperie, hambre y penuria, que les enseñaba a ser “viriles” robando y engañando, lo que solo era admirado si no eran descubiertos.

Según Aristóteles (384-322 a. C.), la presunta igualdad espartana era una extrema desigualdad en la práctica. Todo en Esparta estaba sumido en el secreto, por un sistema de gobierno que aseguraba su arbitrariedad no poniendo por escrito ni siquiera las leyes. La masa ciudadana de Esparta era analfabeta y la aportación espartana a la literatura y artes griegas clásicas fue ínfima. El prestigio espartano se debe a su definición de nación inmune al “veneno” del individualismo, pues practicaba la unanimidad total, aún forzada, frente a sistemas “inauténticos” como la isonomía (igualdad legal ateniense), oponiendo a los intereses particulares una lealtad incondicional a “lo común”. Los espartanos eran mayoritariamente analfabetos y su contribución a las letras y a las artes de Grecia fue ínfima.

Por obvias razones, la historiografía antigua y la moderna han preferido centrarse en el estudio de Atenas. Mas también Esparta atrajo la atención de los antiguos y de los modernos, y hasta fascinó a muchos. El debate sobre la superioridad del sistema ateniense o del espartano fue uno de los grandes debates políticos de la época clásica en la propia Grecia, y en él intervinieron en defensa de las instituciones espartanas autores como el filósofo Platón (427-347 a. C.) o el historiador Jenofonte (431-354 a.C.). El aprecio a Esparta se mantuvo en el mundo romano, especialmente a través de las obras de Plutarco, que demuestran el prestigio de los espartanos en Roma. Hasta los estoicos romanos ensalzaron la austeridad espartana y su desprecio por la muerte.

En el Bajo Imperio y en la Edad Media especialmente, Esparta y los espartanos perdieron relevancia. El mundo medieval, hondamente cristiano, miraba con horror las políticas de exterminio de niños débiles o deformes, así como las matanzas de ilotas mesenios. Mas, en el Renacimiento, el ideal de Esparta recuperó protagonismo de la mano del nuevo platonismo y la influencia de los estoicos y de Plutarco, y se la volvió a estimar como arquetipo de los valores morales de la Antigüedad. Más aún, la Laconia idealizada se convirtió en el símbolo del régimen mixto en las ciudades-estado italianas renacentistas, y en el contra-modelo del absolutismo real, tanto en Francia como en el mundo protestante, desde el siglo XVI. ​

Pero sería en el siglo XVIII, con la Ilustración, cuando el sistema de gobierno espartano alcanzase su más alta estima. Con base en las obras de Platón y de Plutarco, Rousseau vio en Esparta el arquetipo de sociedad política y el estado donde la virtud fue más perdurable y pura. Rousseau, como los philosophes franceses, reivindicaba a Esparta frente a la “débil” y “afeminada” Atenas. Para Rousseau el “modelo” de república ideal era la antigua Esparta. La Revolución francesa reivindicaría a Esparta. El mismo Robespierre (1758-1794) la citaba con frecuencia como modelo de cohesión de la sociedad y del cuerpo político, y no se limitaba simplemente a citarlo.

Para Robespierre, que creía en Rousseau a ciegas, la única democracia antigua digna de consideración era … ¡la opresión espartana! Y, así, las pautas constitucionales de “El Incorruptible” se inspiraron en un Estado-Ejército sin leyes escritas, ya que Esparta simbolizaba para él un ideal de libertad (¡!). No resulta pues difícil comprender que los tribunos que dirigieron la dictadura jacobina concibieran la República francesa de 1793 como una nueva Esparta, militarista y extremadamente “virtuosa”, ya que la vieja Atenas les parecía débil y decadente, propensa siempre más a negociar que a conquistar y a aniquilar.

La dictadura jacobina convirtió El Contrato social (1762) de Rousseau en la nueva biblia de la “Diosa Razón”, y adoptó su filosofía de la historia que consistía, sobre todo, en oponer la más rígida “virtud” a los intereses particulares y al comercio, siempre sospechosos. La felicidad humana, para Rousseau, sólo es posible si se obliga a llevar una vida de austera igualdad. Pero la secularización jacobina no fue un “progreso”, sino un sangriento marasmo moral. Los jacobinos redescubrieron que el destino de Francia consistía en recobrar la antigua Grandeur del Rey Sol, Luis XIV. Un rey cuyo gobierno fue tan despótico y tiránico como la dictadura jacobina o el consulado y el imperio napoleónicos.

Con semejantes planteamientos, la revolución que en 1789 propuso establecer un Estado de derecho, tres años después concluyó en que la seguridad jurídica era solo un refugio para traidores. También pensaron que, frente al mercado libre, un sistema de precios fijos aseguraría la distribución de bienes, aunque en realidad sólo consiguió el desabastecimiento y la penuria. Los líderes revolucionarios avanzaban con la mirada fija en el legendario Licurgo, sin atender a la realidad. Su opción por la “virtud” y por la “inflexible austeridad” terminaría costando a los tribunos jacobinos perder el poder y, en muchos casos, como el del mismo Robespierre o Saint-Just, hasta la vida, en 1794.

La admiración por Esparta no concluyó tras los espasmos de la dictadura jacobina en la Francia revolucionaria de 1793-1794. Todavía en el siglo XX obtuvieron los espartanos un último destello de recuerdo y reivindicación. Fue de la mano de uno de los dos más importantes sistemas totalitarios de del siglo XX, el nacional-socialismo alemán: también Hitler elogió a Esparta al considerarla un arquetipo inspirador para el militarismo alemán y el primer «Estado de pureza racial» de la historia. El totalitarismo moderno, nazi o comunista, es también un fruto de la Ilustración, por muy intempestivo y amargo que resulte recordarlo.

De modo que, por insólito que pueda parecer, las causas y motivos de la vieja rivalidad de Esparta y Atenas, en la Grecia Clásica, también tuvieron bastante relevancia en la definición de los planteamientos políticos ilustrados, aunque esto no siempre se reconozca. Al tiempo que la recuperación ilustrada de esa vieja polémica ha constituido también una más de entre las muchas ambigüedades que envuelven y caracterizan a toda la Ilustración en su conjunto (leer La Ilustración en España), y a su posterior despliegue en los siglos XIX y XX, y su quiebra en el siglo XXI.

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”