noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Duelo sin realidad

aplausosEstamos en crisis. Igual que en la adolescencia, cuando se sufre por todo y nada sirve de apoyo consistente. Todo es inestable y provoca un dolor radical.

La palabra `crisis’ es hermana de criba, crisol, crítica y criterio. Las cinco provienen del vocablo griego krinein y tienen en común el alma: la crisis es un crisol para decantar la realidad, quitar impurezas, prescindir de todo aquello que creemos que no es lo que queremos que sea. Cribamos para separar el grano de la granza, tiramos ésta y nos quedamos con aquel; habremos reducido la realidad inicial, pero salimos ganando en autenticidad. La crítica es inmensamente útil para establecer criterio; si ahora sabemos a qué atenernos, posiblemente, antes hayamos cernido el pensamiento, o discernido, prescindiendo de falacias, prejuicios sin fundamento y falsedades que manteníamos como dogmas inconmovibles. Esta es la utilidad de toda crisis.

La gestión peculiar de esta crisis de la pandemia está obligándonos a quedarnos a solas, cada uno consigo mismo y algunos, por desgracia, se quedan más solos, teniendo que hacer un duelo sin cadáver que llorar, el duelo de un fantasma, de un manojo de recuerdos de alguien que existió y ahora sabemos que no existe, porque nos lo han dicho. Es un duelo sin realidad. Pero, como símbolo, nos es útil para la reflexión de hoy.

El sufrimiento, la enfermedad y la muerte no nos fortalecen a los seres humanos, ni nos endurecen, ni nos pervierten en seres impasibles; simplemente, nos confrontan con nuestra propia contingencia de seres que estamos de paso: un proceso que fluye, ‘como los ríos que van a dar a la mar’, si me permiten la evocación manriqueña.

El fluir mismo es un proceso depurativo, un crisol natural que elimina bacterias y deposita en el fango lo que no es agua. Poco a poco, ésta se hace más cristalina, más incolora, inodora e insípida. El agua, si la dejamos correr, se queda sólo en agua.

La crisis puede servirnos, y mucho, para revisar nuestras pseudologías, los espejismos que creamos para entorpecer nuestro fluir y provocar estancamientos. No son remansos que tiene el cauce del río en sus meandros, sino diques artificiales que embalsan el agua para que no fluya, aunque se corrompa.

tanatoPor ejemplo, el afán acuciante de consumir y tener riqueza, lujos, posición social, alcurnia y placeres diversos no llena el vacío de la contingencia, ni garantiza estabilidad y equilibrio, ni siquiera estanca el agua que fluye. Muy al contrario, esos afanes acrecientan la voracidad. Tener, sólo pide tener más, en una fuga, indefinida e incierta, hacia ninguna parte. Son afanes que halagan el narcisismo de la persona, pero son sus violadores.

Alguien puede defender el empantanamiento del tener alegando que es la clave de bóveda del sistema neoliberal, que se sostiene espoleando los delirios y pretensiones humanas, creadas previamente ad hoc, para hacer circular el dinero. Así, se crea riqueza, porque el denario escondido bajo el ladrillo no produce nada. No obstante, el norte de este trajín incesante, a la postre, es el agotamiento del planeta, porque cada día somos más miles de millones de consumidores a horcajadas de la vanidad; pero, los recursos son limitados.

Por el camino de ese frenesí, infartan los individuos que pican el anzuelo y se aguijonean a sí mismos tras la panacea del tener. Muchos infartos coronarios tienen de origen la ansiedad; pero, hay muchos otros tipos de infarto como la depresión nihilista, o la evasión hacia las dependencias, incluida la del teléfono portátil que entontece.

La presión migratoria tiene este mismo origen: quienes, estando seducidos, no participan en el convite del consumo, hacen por hacerse sitio, a empujones, como sea, aun a riesgo de su vida.

En todo caso, el valor al que se rinde pleitesía es el tener: unos quieren tener más y otros, simplemente, tener algo. Todo el mundo se duele de su carencia, de su no realidad. Y lo que no cesa de doler no abandona la memoria, se aloja en la conciencia y se convierte en espuela o fusta. Por tanto, es necesario contar con un criterio más fino que depure la tiranía del tener.

En el otro extremo de la polaridad tenemos la concepción materialista: ‘somos nuestro cuerpo y somos lo que comemos’ (Leticia Ortiz, que no es filósofa). El alma consiste en impulsos bioeléctricos de los iones de sodio que viajan por las neuronas. Aquí tenemos otras ausencias: se desvanecieron el demiurgo platónico, la forma aristotélica, los espíritus subjetivo y objetivo hegelianos, el ánima y el animus junguianos. Todo a la basura, tras el impacto del asteroide Karl Marx, cuyo estilo de vida era plenamente coherente con su materialismo filosófico; o quizá éste no fuera más que la justificación de aquel. Él vivió en su paraíso y condenó a los demás, esposa e hijos incluidos, a ser proletarios.

El marxismo nos acercó tanto la línea del horizonte que sólo nos dejó ver la lucha de clases como esperanza de futuro. Esto ha provocado 75 MM de muertos, muchos más que el coronavirus y las pestes medievales juntos, desgracias y calamidades sin cuenta y un fracaso estrepitoso persistente, allí donde el socialismo real ha logrado implantarse.

No hay vida de opulencia sin límites. Paraíso comunista, tampoco.

Estos ejercicios espirituales obligados, no ignacianos sino existenciales, a que nos condena la pandemia, pueden interesarnos para criticar excesos, propios y sociales, y cribar para separar el granzón.

Mucho más importante que tener es ser. Quien se ocupa de ser, se despreocupa de tener, como el agua que corre.

Cuenta Unamuno, a quien le gustaba veranear en Béjar que, al entrar un día en el pueblo, vio a muchas mujeres enlutadas y les preguntó qué pasaba. ‘Se nos ha muerto el zapatero’, le contestaron. Y el filósofo-filólogo echó una reflexión sobre aquel ‘nos’ que, a su juicio, no era mayestático ni un plural de circunstancias, sino reflexivo. Cuan virtuoso no sería el profesional, cuál no sería su excelencia, que llegó a ser ‘el zapatero’ de ellas.

El ‘homo faber’, trabajador, amante de su oficio, imbuido de afán de superación, integra su experiencia cotidiana y aprende cada día, porque está abierto a la crítica. Necesita cobrar para vivir, pero vive el quehacer que le otorga identidad, su poiesis, el medio de hacerse a sí mismo, a sus anchas, en su coloquio íntimo, también autocrítico, con el magisterio que le otorga la experiencia. De no ser así, andará siempre a ver cómo zafarse del trabajo, hacer poco, o nada si es posible y justificarse a todas horas. Claro, sin realidad no hay duelo. O éste es una actitud permanente ante la no realidad.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”