septiembre 2021 - V Año

ENSAYO

Les presento a Margarita Nelken

El que practica el arte de pintar –decía- necesita vivir con sosiego y sin 
preocupaciones". Hoy que tantas obras se nos ofrecen disimulando mal, con el 
pretexto de una intelectualidad postiza, la falta de oficio, tal vez convenga 
volvernos, de cuando en cuando, hacia el pintor de las Anunciaciones. 
Hacia el Angélico, artista que sólo quiso pintar con el corazón, y que, 
integrándolo como ninguno, supo, sin embargo, perfeccionar sus medios materiales, 
hasta los límites más extremos permitidos por su tiempo. 
Margarita Nelken, 
'El Angélico o la Anunciación'  (Perteneciente a Tres Tipos de Virgen)

nelken¿Quién fue Margarita Nelken? Una gran mujer. Perteneció, a lo que hoy denominamos «Generación de la República». Estuvo dotada de una fuerza, de una energía y de una capacidad de lucha sencillamente encomiables. No aceptó el papel que le estaba destinado a la mujer, (esposa y madre) y puso su inteligencia y su fuerza de voluntad al servicio de una serie de ideas en las que creyó y de compromisos políticos, sociales, artísticos… y, sobre todo, a favor de los derechos de la mujer.

Que alguien con estas características sea hoy una desconocida, es una consecuencia más de nuestra falta de memoria y, una injusticia para quienes dieron lo mejor de su vida por mejorar la existencia de los más débiles y tuvieron un compromiso firme con la emancipación.

Podemos decir que fue ferviente republicana, sindicalista, diputada socialista, escritora, apasionada y brillante oradora, periodista, crítica de arte y muchas otras cosas… pero sobre todo, una mujer comprometida, rebelde y controvertida que amó la libertad y que se desenvolvió en un contexto histórico, por una parte duro, pero donde una visión del mundo se hundía y emergía otra.

Los vientos de la historia no eran favorables, pero su ascendencia judía, quizás le ayudó a entender el peligro que significaba el totalitarismo nazi y que oponerse a él en un lugar era oponerse en todos.

Tuvo el valor de ser una de las pioneras del feminismo, de no tener miedo al futuro y de sentirse parte consciente e intencional de una generación que quería modernizar y transformar el país. Fue consciente de que la mujer padecía una doble explotación: en función del género y en función de la clase y, se dedico con ahincó a combatirla.

nelken 3Tuvo una educación avanzada, podría decirse que europea. Un hecho que me viene intrigando, desde hace tiempo, es si esta mujer que hablaba y escribía de forma fluida francés y alemán fue la traductora de «La metamorfosis» de Kafka, que apareció de forma anónima en la Revista de Occidente y que se le ha atribuido, sin que hasta ahora se hayan realizado investigaciones mas pormenorizadas, al respecto. Merecería la pena, sin duda, intentarlo.

Desde estas páginas me gustaría contribuir a que se realizara una biografía de Margarita Nelken que sirviera para conocerla mejor y así resolver algunas incógnitas y aclarar, en la medida de lo posible, dudas y sombras que se ciernen sobre su figura. Es esta, sin duda, una de nuestras tareas pendientes.

Estuvo comprometida, hasta el fondo, con lo que se ha dado en llamar «El momento histórico de entreguerras». Su ejemplo sirvió para romper los techos de cristal y dar visibilidad a la emancipación de la mujer. En las tres elecciones que tuvieron lugar durante la República, consiguió un escaño por Badajoz en 1931, siendo la única mujer que logró acta de Diputada, también, en las del 1933 y 1936. Fue dirigente de la FTT (Federación trabajadores de la tierra) de UGT. Colaboró en el periódico «Claridad» y se alineó en la izquierda del PSOE, oponiéndose a las posiciones más moderadas de Julián Besteiro e Indalecio Prieto.

Tras la Revolución de Asturias, en el 34, fue condenada a 20 años de prisión… pero logró huir. En la Guerra Civil participó en la defensa de Madrid y formó parte del Comité Nacional de Mujeres Antifascistas. Más adelante, hablaremos de los claro-obscuros de su existencia, baste ahora señalar que para algunos era una heroína en tanto que otros la vinculan con las «checas» y las líneas represivas más duras como cuando pedía la muerte para los quintacolumnistas.

margarita-nelken3Nelken por Julio Romero de TorresComo escritora e intelectual tuvo una trayectoria fecunda y duradera. Es preciso destacar libros que ejercieron una notable influencia como «La condición social de la mujer en España» (1919), donde realiza un diagnóstico certero de las causas que impiden el desarrollo de la mujer y propone vías para explorar soluciones.

Así mismo, en 1927 dio a conocer «En torno a nosotras» que ella misma califica como diálogo socrático. En 1931, coincidiendo con la proclamación de la II República y las primeras elecciones, apareció su firme posicionamiento reivindicativo «La mujer ante las Cortes Constituyentes» Son interesantes sus novelas y libros sobre arte, mas me limitaré a citar finalmente otra de 1965 «El expresionismo mexicano» que compuso y publicó en su largo exilio en el país centro-americano.

Son innumerables los medios en los que colaboró a lo largo de su vida. Escribió una página semanal sobre arte en el «Excelsior» y, también, eran frecuentes sus artículos y ensayos en otras revistas y periódicos mejicanos como «Hoy», «Revista Internacional y Diplomática» o «Cuadernos Americanos», sin olvidar su etapa de cronista parlamentaria en «El Socialista» o sus colaboraciones en periódicos franceses como «Le Figaro» o «Le Mercure».

Su vida, como tantas otras de su generación, estuvo marcada por el conflicto y la tragedia. Abandonó el PSOE para militar en el PC, del que fue expulsada, una prueba más de su independencia y de su libertad de criterio. Los tragos amargos fueron haciendo mella en su existencia pero nunca la doblegaron. Quizás los golpes más duros que sufrió fueron la muerte de sus dos hijos. Santiago, en 1944, formando parte del Ejército Rojo y Magda en 1956 a consecuencia de un cáncer.

margarita ne 2Tuvo buenos amigos como Luis Jiménez de Asua, presidente de la República en el exilio. En su juventud llegó a relacionarse con los círculos de Ramón y Cajal y Pérez Galdós y frecuentaba el Ateneo de Madrid.

Hemos aludido anteriormente, a lo polémica que resultó su figura lo que se hace patente, a la hora de ver quiénes fueron y son sus detractores. El Presidente de la República, Manuel Azaña, la consideraba una «indiscreta», el deslenguado y grosero Queipo de Llano la calificaba de «zorra» y «prostituta». El anarquista, Juan García Oliver, la hace responsable de estar al frente de grupos violentos y de participar en las ejecuciones de presos. Pio Moa, también vierte sobre ella veneno y descalificaciones y el mismo Andrés Trapiello apunta aspectos obscuros…

El espacio de un breve ensayo divulgativo como el presente es limitado. Por ello, sólo es posible introducir aspectos que necesitan un desarrollo posterior. Si hubiera que quedarse con una imagen de Margarita Nelken, elegiría, sin duda, su faceta cultural, impartiendo cursos y conferencias, de y sobre pintura en el museo de El Prado y en Louvre.

Sus obras deberían reeditarse para que su lectura estuviera a disposición de quienes tienen interés por conocer lo que plasmó en sus escritos feministas, políticos, sociales y sobre Historia del Arte.

Es preciso repensar a personajes históricos como Margarita Nelken. Para ello, contamos con una excelente base documental: su correspondencia y otros documentos de valor que permiten penetrar en su biografía y en su obra, se encuentran en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, donde pueden ser consultados por quienes estén dispuestos a realizar una reivindicativa y rigurosa prospección.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”