mayo 2022 - VI Año

LETRAS

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

LITERATURA UCRANIANA

Autor del célebre poema Testamento, cuyos ecos aún resuenan en la literatura moderna ucraniana, Tarás Shevchenko fue un poeta del siglo XIX nacido en una Ucrania que por entonces formaba parte del Imperio ruso y en la que aún existía una relación de carácter feudal entre los campesinos siervos, sometidos a una situación de semiesclavitud, y los grandes señores propietarios de la tierra.

Tarás Shevchenko vino al mundo el 9 de marzo de 1814 en Móryntsi, localidad situada cerca de Kiev, en el seno de una familia de siervos al servicio de un terrateniente a quien años más tarde amigos del poeta consiguieron comprar la libertad del que estaba llamado a ser una figura esencial de la cultura ucraniana. De esta forma, en 1838 Shevchenko pudo romper la citada relación de servidumbre en la que se hallaba atrapado desde su nacimiento.

Siendo muy joven Shevchenko perdió a sus progenitores, fallecidos en un lapso muy corto de tiempo, quedando huérfano de ambos cuando contaba doce años. Pasado el tiempo fue el señor a quien servía, Vasily Engelhardt, el que descubrió y posiblemente avivó su talento para el arte, cuando observó cómo Tarás copiaba en secreto con brillantez las pinturas que el terrateniente tenía en su casa. Pensando quizá que sería buen negocio invertir en su siervo, Engelhardt decidió ponerle en contacto con algunos artistas para que mejorará su técnica. En 1829 lo llevó consigo a Vilna (Lituania) y dos años más tarde a San Petersburgo, donde Tarás Shevchenko estudió con el pintor Vasili Shiriáyev. Más tarde entabló cierta amistad con el artista ucraniano Iván Soshenko, quien a su vez le presentó al pintor más afamado del momento, Karl Briullov. Este último quiso hacer de Shevchenko su discípulo, pero los siervos no tenían permitido ingresar en la Academia Imperial de Artes de San Petersburgo. Así las cosas, varios pintores rusos y el poeta Vasili Zhukovski reunieron los 2.500 rublos necesarios para comprar a Engelhardt el rescate de Tarás. Una vez realizado el pago, Shevchenko se convirtió en un hombre libre el 22 de abril de 1838.

En años posteriores continuó con sus estudios en la Academia de Artes, también en el taller de Briullov, escribió poemas y dio forma definitiva a otros que había escrito durante su etapa como siervo, ganó algunos premios como pintor y en 1840 publicó su primer poemario El bardo (Kobzar). Los poemas de El bardo supusieron un paso adelante en la poesía ucraniana de la época. El libro fue escrito en lengua ucraniana, idioma que sólo hablaban los mujiks (siervos) y era considerado en aquella época como un dialecto del ruso. Asimismo, los ocho poemas extensos que componían la obra hablaban del sufrimiento del pueblo y la decadencia de una sociedad anclada en valores y estructuras anacrónicas.

Casa de Shevchenko

Tras El bardo, publicó en 1841 un poema épico-histórico titulado Haidamaki sobre el movimiento campesino ucraniano que se levantó contra sus señores polacos en 1768. Luego llegarían otros poemas más incisivos, como Sueño, No envidies al rico o Cáucaso. En estos años destaca también la publicación de Hamaliya (1844), poema sobre un líder cosaco.

Sus obras conocieron el éxito y Shevchenko comenzó viajar por Ucrania comprobando de primera mano las duras y, en ocasiones, míseras condiciones en las que vivían muchos de sus compatriotas. Aunque si hay que destacar algún poema de esta primera etapa, hasta 1846, es su célebre Testamento, donde podemos leer versos cargados de fervor por Ucrania:

Si he de morir, sepultadme
en una tumba erigida
entre las vastas estepas
de Ucrania querida.
¡Qué la espaciosa campiña,
Dnipró y las quebradas
sean visibles, y se escuche
rugir las cascadas!
[…]
Sepultadme, y levantaos
romped las cadenas,
rociad con sangre enemiga
la libertad plena.
Y en una familia grande,
libre y renovada,
no olvidéis recordarme
en voz reposada.

(Traducción de Leonidas Holocwan)

Quizá por ello, este poeta, pintor y pensador que ha pasado a la historia como una personalidad fundamental de la historia de la cultura ucraniana y universal, fue también un hombre de acción. Cómo explica el Diccionario filosófico abreviado de M. Rosental y P. Iudin, Shevchenko “luchó contra el zarismo y el régimen de servidumbre, y fundó la corriente democrática revolucionaria en la historia del pensamiento social ucraniano”.

En 1845 obtuvo de la Academia el título de Artista, luego un trabajo en la Comisión Arqueológica y continuó con sus viajes por toda la geografía ucraniana. No pasó mucho tiempo hasta que Shevchenko decidió militar en 1847 en una organización política clandestina denominada Sociedad (o Hermandad) de los santos Cirilo y Metodio. Aquella entidad estaba compuesta por jóvenes idealistas, imbuidos de patriotismo ucraniano e influenciados por corrientes revolucionarias que deseaban construir la unión de todos los pueblos eslavos bajo un sistema republicano. En este sentido, como apunta Guillermo Mayr en el artículo Taras Shevchenko, de la gleba a la gloria (Blog El jinete insomne, agosto 2008): “Fue característico del cambio que se había producido desde la época de los Decembristas tanto en Rusia como en Ucrania, que este nuevo movimiento no estuviera encabezado por los miembros de la nobleza rural o por los oficiales de las fuerzas armadas, sino por un grupo de profesores, hombres de ciencia y de letras”.

Por su labor como activista Shevchenko fue arrestado por las autoridades zaristas en varias ocasiones a partir de 1847. La última, además de ser encarcelado fue reclutado como soldado y destinado, o más bien desterrado, primero a Oremburg (sur de Rusia) y luego a las estepas de Kazajstán. Igualmente, se le prohibió desarrollar cualquier actividad artística o literaria. La orden del zar Nicolás I fue que estuviera “bajo la más estricta vigilancia, prohibiéndosele que escriba o pinte”, prohibición que burló siempre que tuvo ocasión.

Kateryna, óleo 1842. Shevchenko

En este periodo escribió varias novelas en lengua rusa, aunque repletas de ucranismos. Obras en las que se ha destacado la influencia del escritor ruso de origen ucraniano Nikolai Gógol. Novelas como La criada, La princesa, El convicto, El músico, El desgraciado, La capitana, Los gemelos o El artista tocan temas diversos, entre ellos está la rebeldía contra el sistema de servidumbre. En esta etapa compuso también algunos de sus poemas más relevantes. Es el caso de Si supierais donde viven las gentes o el poema Cuento los días, las noches, donde expresa su más profundo afecto por Ucrania.

Tras diez años en los que conoció la reclusión, una vida militar no deseada y un exilio forzoso, sus amigos consiguieron que se le indultase. Quizá porque el zar Nicolas I había fallecido en 1855 y la situación era algo más tolerante. Sin embargo, no le estuvo permitido residir en San Petersburgo. Una vez recuperada la libertad permaneció en Oremburg y luego se estableció en Nizhni Nóvgorod, ciudad ubicada al oeste de Rusia.

En los años siguientes Shevchenko se acercó al filósofo socialista y líder revolucionario Nikolái Chernyshevski, al publicista y crítico literario ruso Nikolái Dobroliúbov, y a otros colaboradores de la revista El contemporáneo (Sovreménnik) quienes ejercieron una significativa influencia sobre él.

En 1858 obtuvo finalmente permiso para vivir en San Petersburgo y un año más tarde para regresar a Ucrania tras una década de ausencia, pero a los pocos meses volvió a ser arrestado por un delito de blasfemia. Aunque no pasó mucho tiempo en la cárcel por este asunto, cuando fue liberado regresó a San Petersburgo. El 7 de septiembre de 1859 estaba ya en la por entonces capital del Imperio Ruso, aunque siempre pensando en volver de nuevo a Ucrania.

La poesía y la actividad contestataria de Shevchenko estuvieron encaminadas a luchar contra los terratenientes egoístas y avariciosos, y contra el zar a quien denominaba el “verdugo con corona”. También, como no podía ser de otra manera, contra quienes apoyaban el régimen de servidumbre. Shevchenko denunció la opresión a la que los terratenientes rusos y el zar sometían al pueblo, y rivalizó con los nacionalistas burgueses ucranianos. Sus opiniones expresan los intereses del campesinado revolucionario de mediados del siglo XIX, época de la crisis de la servidumbre en Rusia. Shevchenko consideraba que los campesinos o siervos sólo ganarían su libertad luchando por ella y no debería esperarse nada de la buena voluntad del zar.

Como escribe Vasil Shubravski: “El poeta se afana por instigar a sus contemporáneos a luchar por la liberación social y nacional de su tierra nativa. Shevchenko tampoco podía pasar por alto la dura lucha socio-política que se desplegaba en torno a un problema: la singularidad del pueblo ucraniano y su cultura”.

Universidad Nacional de Kiev Tarás Shevchenko

Su concepción del mundo fue materialista, señalando que la fuerza decisiva del desarrollo social serían las masas populares y el inevitable hundimiento del régimen de servidumbre que había sobrevivido hasta ese momento. Tuvo la convicción profunda de que el estado de cosas existente no era en modo alguno inmutable. La servidumbre, pensaba, será abolida en todas partes gracias al progreso de la técnica que “devorará” a los “inquisidores agrarios” y las masas populares desempeñarán un papel protagonista en la reconstrucción de la vida social.

Por otro lado, tuvo críticas muy duras contra la religión y la iglesia. Denunció lo que él consideraba “la mentira de la religión, la hipocresía y la codicia de los popes que engordan con la sangre del pueblo”. Shevchenko niega también la existencia de un más allá.

El poeta, pintor y pensador fue una figura determinante en el progreso y difusión de la cultura y la lengua ucranianas, algo por lo que luchó con denuedo. Su obra legitimó el idioma ucraniano, impulsando a más autores a escribir en la lengua ucraniana, hasta entonces -como se ha mencionado- considerada por muchos como un simple dialecto del ruso. Puede decirse que Shevchenko desempeñó en el desarrollo del idioma ucraniano (históricamente idioma ruteno), un papel semejante al de Pushkin en la historia de la lengua rusa.

Desde un punto de vista artístico se posicionó en el realismo, mirando a la naturaleza como fuente de belleza. Toda tentativa de apartarse de la “belleza eterna de la naturaleza” convierte al artista en un “monstruo moral”, anotó. Buscó la autenticidad efectiva y realzó el carácter popular e ideológico del arte. No debe obviarse que Shevchenko se formó bajo la influencia de la literatura rusa de vanguardia. Al mismo tiempo, propugnó la amistad entre los pueblos ruso y ucraniano.

No podemos dejar de hacer referencia a su pintura. Su quehacer como poeta dejó una profunda huella en la cultura ucraniana, pero su labor como artista plástico no fue menos importante. Más de ochocientas obras de su producción pictórica han perdurado hasta nuestros días en formato original o como copias elaboradas en vida del artista. Se calcula que cerca de trescientas obras del pintor ucraniano se han perdido, bien por no conocerse su paradero o porque fueron destruidas por diversas causas. Temas históricos y mitológicos, pero también paisajísticos o etnográficos que a veces esconden críticas al absolutismo zarista forman parte de su universo pictórico, al igual que los retratos. Pinturas al óleo sobre lienzo, acuarelas, tintas, aguafuertes, grabados o esbozos son el legado de este artista multifacético que solo firmó o fechó una pequeña parte de sus obras, dato que ha complicado en ocasiones establecer la autoría de algunas pinturas.

Instalado en San Petersburgo, Tarás Sevchenko pasó los últimos años de su vida escribiendo poesía y pintando. Los años de exilio le pasaron factura e hicieron que su salud se viera resentida, poco a poco se fue deteriorando hasta fallecer el 10 de marzo de 1861. Tiempo después el régimen de servidumbre, contra el que tanto había clamado, fue abolido por el zar Alejandro II.

El poeta y pintor fue enterrado en el Cementerio de Smolensk en San Petersburgo, más tarde sus restos fueron trasladados a Kiev y luego, por insistencia de varios amigos, se decidió trasladar su cuerpo a Kaniv, sobre la cima de la colina Chemecha (ahora la Colina de Tarás) que se eleva a orillas del rio Dniéper, lugar que describió en su Testamento poético redactado poco antes de su muerte.

El alcance de la figura y la obra de Shevchenko puede atisbarse en diferentes ámbitos. Diversos monumentos y museos con su nombre ensalzan su legado. La Universidad más importante de Ucrania, fundada en 1863, lleva también el nombre del que es considerado máximo poeta del país: Universidad Nacional Tarás Shevchenko de Kiev.

Entre 1964 y 2003 se publicaron al menos tres traducciones al español que recogen prosas y poesías escogidas del autor ucraniano. En marzo de este año 2022, Ediciones Vitruvio ha publicado una nueva recopilación antológica de su poesía (la primera en España) bajo el título De mi hermosa Ucrania.

En consecuencia, acercarse a la figura de Tarás Shevchenko es conocer a un escritor y artista imprescindible de la cultura ucraniana y, sobre todo, a un poeta que, más allá de su gran valor en el marco de la literatura moderna del país eslavo, supo agitar conciencias, prestigiando una lengua desdeñada y ensalzando la riqueza cultural de un pueblo sometido.

Hoy, cuando Ucrania lleva siendo atacada desde hace más de un mes por el ejército ruso, siguiendo el oscuro plan de un nuevo autócrata que ha emergido en el escenario europeo, conviene recordar a Tarás Shevchenko y a otras figuras de la cultura ucraniana, como ya hemos hecho y seguiremos haciendo próximamente en Entreletras.

OTROS ARTÍCULOS SOBRE CULTURA UCRANIANA EN ENTRELETRAS
Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio 
Años de hambre en Kiev
Notas apresuradas sobre Ucrania y su cine 
Sergei Loznitsa, verdad y falsedad de la imagen
El artista ucraniano Iván Marchuck, tejedor de almas

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Jacinta y Yerma…¡¡qué duro es ser madre!!

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación