noviembre 2022 - VI Año

ENSAYO

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

La tarea desarrollada por la filosofía medieval fue realmente colosal. Tras la caída del Imperio Romano de Occidente (476) con la expulsión del último Emperador, el pensamiento y la ciencia antiguos padecieron una crisis que pudo ser terminal. No fue así, sino que, simultáneamente, se inició un largo periodo de lenta y costosa recuperación. La continuidad de la cultura y del pensamiento clásicos se mantuvo gracias al primer pensamiento cristiano y a su teología, y a que romanos y germanos compartían la fe cristiana.

El periodo de las grandes invasiones germánicas no concluyó con la creación, desde el siglo V, de los nuevos reinos bárbaros en lo que hasta entonces fue el Imperio Romano de Occidente. Tras las invasiones germanas vinieron las invasiones eslavas (siglos VI y VII), las musulmanas (siglos VII y VIII) y las húngaras en el siglo IX. Los germanos establecieron duraderamente sus nuevos reinos en el antiguo Imperio de Occidente, pero también lo hicieron eslavos y húngaros en Europa oriental, o los árabes, en el territorio de la entonces denominada Hispania.

La busca de Averroes es el décimo cuento de los diecisiete que integran El Aleph (1949), libro de relatos que, con Ficciones (1944), configuran los dos textos principales de la prosa de Jorge Luis Borges (1899-1986). En el cuento, Borges nos presenta a Averroes, en su biblioteca, sumido en una “duda filológica” para la comprensión de la Poética de Aristóteles. La duda filológica que le perturba se produce ante dos palabras incomprensibles para él, «tragedia» y «comedia». Mas no sólo eso, pues ¿qué significa “escena”, “actor”, “proscenio”, “coro”, etc.?

Averroes consulta incluso a uno que había estado en China. Este le comenta que allí cultivaban un arte similar al descrito por Aristóteles en su Poética, que se puede entender a partir de la diferencia entre “contar” una historia (relato) y “mostrar” una historia (teatro). Imaginemos, dice, que alguien muestra una historia en vez de referirla, pero Averroes no termina de comprender. La busca de Averroes es la historia del más completo fracaso del protagonista, incapaz de captar los conceptos de comedia y tragedia, las artes poéticas mayores para Aristóteles, cuyo significado se le escapa, pues el teatro es ajeno a la cultura árabe.

El relato La busca de Averroes, de Borges, facilita comprender el drama de toda la filosofía medieval, no solo el fracaso de Averroes como traductor. Un drama que se describe con pocas palabras: subordinada a la teología y con escasez de textos originales de los autores clásicos greco-latinos. Los medievales no dispusieron apenas de originales griegos de los grandes autores de la ciencia y de la filosofía antiguas. En realidad, no disponían apenas de textos, fuesen originales o traducidos. Y, cuando se disponía de ellos, serían largamente olvidados, pues apenas había quien pudiese leerlos y comprenderlos.

EStatutua de Averroes en Córdoba

El tiempo posterior a la caída de Roma fue una época de grandes paradojas. Sólo las cosas espirituales alcanzaron éxitos mundanos. Los castillos eran “castillos en el aire”, y solo las iglesias estaban firmemente erigidas en el suelo. Los reyes eran débiles, los reinos inestables y únicamente se pisaba terreno seguro en recintos sagrados (monasterios y templos). La reconstrucción de los saberes perdidos la realizaron los monjes, palabra que significó inicialmente “soledad”, pero que terminó siendo sinónimo de “comunidad”. Los monasterios enseñaron las primeras artes y preservaron muchas de las obras clásicas.

Además, en los reinos bárbaros sucesores del Imperio, la Iglesia suministró a los reyes germanos los medios personales y materiales para gobernar sus nuevos dominios. Y también facilitó los rudimentos jurídico-políticos para institucionalizar los nuevos reinos. En el conjunto de Europa, al Imperio Romano no le sucedieron realmente los nuevos reinos bárbaros, sino la Iglesia Católica. Y, por si faltasen paradojas, serían los árabes musulmanes quienes levantaran al pensamiento cristiano de su decaimiento altomedieval.

El cristianismo nació en un mundo culturalmente helenizado e inevitablemente se impregnó de helenismo, como se observa en los apologistas cristianos (siglos II y III), así como en la Patrística (siglos IV y V). Hubo, por tanto, una línea de continuidad entre la filosofía helenística y el pensamiento cristiano. Pero la continuidad no difumina la radical novedad del cristianismo y su repercusión en la filosofía, que quedó subordinada a la teología. Teóricamente, no se debería hablar de “filosofía cristiana” pues, por definición, la filosofía no puede ser cristiana, anticristiana, o cosas así. Pero es históricamente indiscutible la importancia del cristianismo en la filosofía, lo que permite hablar de filosofía cristiana. En la Edad Media, la filosofía se estudiaba como preparación para la gran ciencia, la Teología.

Los primeros pensadores cristianos buscaron fundamentar racionalmente su fe en la filosofía helenística. Las doctrinas que mejor se acomodaban a la “verdad revelada” fueron el platonismo y el estoicismo. El cristianismo es una religión revelada, no mítica o utópica. Para la nueva religión, la idea platónica del alma, se ajustaba bien a la idea del alma inmortal. El platonismo, en la forma en que lo entendieron los neoplatónicos, fue la primera gran inspiración filosófica del pensamiento cristiano. Igualmente, la ética estoica (leer El estoiscimo repensado), con su propuesta de virtud, se adaptaba muy bien a la moral cristiana.

Ese renacer filosófico se denominó “escolástica”, por haber surgido en las escuelas conventuales y catedralicias, de las que pasaría a las Universidades desde fin0ales del siglo XI. La escolástica, aparte de sus bases comunes derivadas de la unidad doctrinal cristiana, careció de unidad teórica. Su peculiaridad fue subsumir la filosofía en la teología. Platonismo y aristotelismo se entreveraron y entrecruzaron durante los siglos XIII y XIV. Hasta el siglo XII, la escolástica se inspiró en Platón (leer Platón empirista) y en San Agustín. A mediados del siglo XII, tomó contacto con Aristóteles, mediante traducciones latinas del árabe.

Lo paradójico también acompañó a la filosofía en la Edad Media. Paradojas que se prolongarían hasta la aparición en occidente en el siglo XV de textos originales traídos por los bizantinos que huían de los turcos, tras la caída del Imperio de Oriente (1453). Entonces se apreciaron las divergencias e inexactitudes en que se había incurrido durante todo el medievo. Porque, y de nuevo paradójicamente, el platonismo medieval no fue exactamente platónico, y el aristotelismo medieval tampoco fue realmente aristotélico. El platonismo medieval fue más el “agustinismo”, de impronta neoplatónica, y el aristotelismo medieval se vio intensamente impregnado de “averroísmo”.

En fin, que se podía ser platónico o aristotélico sin haber visto siquiera un texto original de Platón o Aristóteles. Un platónico podía haber leído a San Agustín (354-430), y un aristotélico podía no conocer más que las referencias a su lógica, contenidas en la obra de Boecio (480-525). Grandeza y servidumbre de la escolástica que, pese a la enorme desventaja de realizar sus estudios en base a referencias y con textos incompletos o no muy bien traducidos, fue capaz de reconstruir el platonismo y el aristotelismo y, sobre todo, de ampliarlos con nuevas e inusitadas perspectivas. En ética, sí dispusieron los medievales de obras importantes, como las de Cicerón (106-43 a.C.) o las de Séneca (4-65).

Al inicio de la Edad Media el platonismo se complejizó con las influencias del neoplatonismo. San Agustín (354-430), con su fuerte personalidad y su dramática conversión religiosa fue el platónico más relevante. Pero la obra de San Agustín fue mucho más que una subespecie del neoplatonismo o del platonismo cristiano, fue algo único: el “Agustinismo”. El platonismo de San Agustín procedía de lecturas anteriores a su conversión, que tuvieron una influencia decisiva en su desarrollo religioso e intelectual. La influencia neoplatónica en San Agustín fue más profunda que en cualquier otro de sus contemporáneos y sucesores.

El agustinismo, en todas sus variantes, se mantuvo como referencia filosófica básica en toda la Edad Media. Apenas le afectó la «recuperación de Aristóteles», en los siglos XII y XIII. En esos dos siglos y hasta finales de la Edad Media, la influencia de San Agustín fue particularmente intensa en la escolástica franciscana, de la que siempre se ha dicho que tuvo inspiración platónica. Autores como Rogerio Bacon (1220-1292), Duns Scoto (1266-1308), Ockham (1285-1347) o el hispano San Raimundo Lulio (1202-1316), mantuvieron el agustinismo como base de su filosofía.

La recepción del aristotelismo constituyó un revulsivo intelectual que abrió nuevas perspectivas al pensamiento cristiano, en los siglos XIII y XIV. La importante actividad de traducción de los árabes, en los siglos XI y XII, desplegó una enorme influencia en el desarrollo de la escolástica cristiana europea. No sólo tradujeron al árabe a Aristóteles, claro, pero las traducciones de la obra del Estagirita fueron trascendentales para el desarrollo de la escolástica medieval europea en su fase final, antes del Renacimiento.

Averroes (1116-1198), que fue uno de esos traductores, ganó fama en el mundo islámico por sus esfuerzos para resistir, sin éxito, las corrientes integristas del sufismo, teorizadas por el pensador persa Algacel (1058-1111). Este, que condenó la ciencia y la filosofía por impías, había recibido el platonismo de la Patrística cristiana y de San Agustín, a los que interpretó en clave mística y teocrática. Las más destacadas obras de Averroes, además de la refutación del integrismo de Algacel, titulada Destructio desctructionis, son sus Comentarios a Aristóteles y un Comentario a la República de Platón.

El aristotelismo sistematizado en el Liceo había tomado desde la antigüedad orientaciones naturalistas y logicistas. La escolástica sistematizó la lógica aristotélica, especialmente la silogística y los modos de argumentación. También depuró la lógica de paralogismos (razonamientos falsos dados por buenos). Las crisis del aristotelismo cristiano medieval y de la escolástica derivaron, de nuevo paradójicamente, de la excesiva confianza puesta en la lógica. En general, un buen silogismo se valoraba más que la verificación empírica, es decir, que la experimentación.

Francisco Suárez

La escolástica medieval no consiguió integrar la filosofía en una sola doctrina, viejo sueño de Cicerón y propósito de Averroes y Santo Tomás de Aquino. A finales del siglo XIV, la escolástica entró en crisis. Lo advirtió Nicolás de Cusa (1401-1464), en su obra La Docta Ignorancia, publicada en 1440, año de invención de la imprenta, por Gutemberg (1400-1468). En esa obra, de Cusa pedía reformular la agotada escolástica, poniendo a los humanistas ante la tarea de la reorganización de los saberes, perdidos en la “ignorancia docta”. La renovación y reorganización de la filosofía fue la gran empresa filosófica del Renacimiento.

El Renacimiento retomó el platonismo a partir de los textos originales traídos a occidente por los bizantinos que huían de la caída del Imperio Romano de Oriente, como se dijo. El platonismo renacentista no olvidó la obra de San Agustín, ni tampoco el peculiar platonismo medieval. Pero en el Renacimiento se consumó la escisión del platonismo, ya anunciada en Plotino y los neoplatónicos, entre la orientación mística y la orientación científica. En esta última destacó el español Juan Luis Vives (leer Juan Luis Vives y el Renacimiento español), en la primera mitad del siglo XVI.

Juan Luis Vives (1492-1540) preparó esa renovación escolástica que abordarían Vitoria (1483-1546) y Suárez (1548-1617) durante el siglo XVI. Para Vives, la renovación escolástica requería emancipar la filosofía de la teología y eliminar errores -como los excesos logicistas-, abandonar el debate sobre la primacía de Platón o de Aristóteles, y seleccionar lo que de “permanente” (o “perenne”) se había acumulado en la filosofía. La filosofía moderna era un saber separado, a la vez, de la teología y de los errores formalistas y logicistas que habían desprestigiado la escolástica, dejándola reducida a la “docta ignorancia”. Un saber sustantivo y crítico, capaz de dar razón de sí y de sus tesis.

La renovación y recomposición de la escolástica la realizaría Francisco Suárez, Doctor Eximio (leer Francisco Suárez, doctor eximio, filósofo y jurista). Suárez formuló la denominada “Segunda Escolástica”, es decir, la culminación de la escolástica renacentista. En su obra Disputationes Metaphysicae (1597), sumó a la escolástica las bases establecidas por Vives. Bases desde las que se pudo abordar la síntesis doctrinal de la escolástica medieval, integrando el tomismo, el escotismo (de Duns Scoto, 1266-1308) o el nominalismo ockhamista (de Ockham), en un solo sistema de pensamiento unificado. Un sistema, el de la escolástica renovada, que constituyó la réplica católica al protestantismo. De hecho, Suárez fue también uno de los principales teólogos del Concilio de Trento (1545-1563).

Suárez, con sus Disputationes Metaphysicae, fue el primero que, después de muchos siglos, elaboró una metafísica completa y sistematizada como obra integral e independiente, no teológica, y que era más que un comentario a Platón o a Aristóteles. Con Suárez, la filosofía se aligeró de las pretensiones deductivistas, recibió el humanismo cristiano renacentista y la moral platónica reformulada. Pero no se limitó a reelaborar la escolástica: Suárez estableció las bases racionales para mantener a la filosofía en el realismo, es decir, que admite una realidad externa a la mente, cuyos conocimiento y comprensión constituyen el ámbito de estudio objetivo de todos los saberes y disciplinas, tanto los científicos, como los humanísticos.

La obra de Suárez se impuso en toda Europa en el siglo XVII. La mayor parte de las Universidades católicas y muchas de las protestantes, salvo en Inglaterra, adoptaron su obra como texto de estudio de la filosofía. Desde la filosofía renovada por Suárez surgieron en el siglo XVII los racionalismos, tanto el cartesiano y el alemán, como el espinosista, y se desarrollaría el empirismo británico. Todos ellos, más que sucesores o herederos, fueron continuadores de la obra de Suárez. Como apuntó Gumersindo Laverde (1835-1890), Europa es discípula, aunque ingrata, de la filosofía española.

Decía Ortega y Gasset que la modernidad procede del cristianismo y, por eso mismo, ya no está en el cristianismo. No obstante, la reformulación escolástica se mantuvo viva y continuó sus desarrollos también en el pensamiento católico, donde ha seguido inspirando algunas aportaciones relevantes. Así, en el siglo XIX, contó en España con autores como Jaime Balmes (1810-1848) (leer La política de Balmes), que, aunque no se le pueda considerar un escolástico, reivindicó también el realismo filosófico.

Y ha continuado proyectándose en la filosofía del siglo XX, con especial influencia en la obra de Xavier Zubiri (1898-1083), gran pensador poco conocido que, aunque no fuese un escolástico, sino un “fenomenólogo”, también orientó algunas de sus indagaciones hacia el realismo filosófico (leer Zubiri un retorno), y lo mantuvo en el crecientemente enrarecido ambiente filosófico de los últimos cien años.

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”